Concepto de satisfacción

Originada etimológicamente en el latín “satisfactiōnis” palabra compuesta integrada por “satis” = bastante o suficiente y el verbo “facere” = “hacer”, la palabra satisfacción designa lo que ha sido realizado de modo acabado, cumpliendo las expectativas, órdenes o deseos, de tal modo que habiendo hecho lo suficiente se siente la gratificación o el agrado de llegar a un buen resultado, que no necesita de un mayor aporte.

La satisfacción es un estado mental de goce por sentir que ya nada se necesita para lograr la completitud ya sea física o mental. Ejemplo: “siento gran satisfacción por haberme recibido en término”, “mi gran satisfacción está dada por tener salud y un pasar económico desahogado”, “estoy satisfecho con mi almuerzo, ya no deseo más alimentos” o “mis empleados han manifestado su satisfacción por haber premiado sus esfuerzos con un incremento salarial”.

Concepto de satisfacción

La satisfacción es subjetiva, ya que no todos sentirán la misma satisfacción ante iguales resultados. Si bien la satisfacción de las necesidades vitales (comida, bebida, abrigo, vivienda) son una exigencia para sentirnos plenos, hay individuos que siempre aspiran a más, y por lo tanto nunca logran estar satisfechos. Son los que siempre se están quejando, tristes y apesadumbrados, viendo siempre el lado negativo de las cosas y todo lo que les falta para ser felices. Por el contrario los que encuentran satisfacción en los pequeños logros cotidianos son alegres, sonrientes y optimistas.

La autosatisfacción es la acción consistente en hacer todo lo posible por uno mismo, lo que es conveniente, para luego poder brindarnos a los otros y ser socialmente útiles para satisfacer las necesidades ajenas.

La satisfacción puede también aludir a la compensación que necesita la víctima de un daño para sentir que se ha hecho justicia. Ejemplo: “exijo una satisfacción económica por el daño moral que me hizo mi prometido al dejarme cuando lo esperaba en el altar”.