Concepto de seriedad

Seriedad, del latín seriĕtas, es un sustantivo abstracto que nace de la cualidad de serio, que procedente etimológicamente del latín “serius” y que designa aquello que resulta verdadero, importante, riguroso, preciso, grave o falto color, de simpatía o alegría, según los casos. En la actualidad se aplica a cosas, hechos o personas, mientras que en la antigüedad, en Roma, para los seres humanos se utilizaba el adjetivo “severus”.

Ejemplos de uso

En personas y actitudes

Concepto de seriedad

La seriedad en este caso alude a alguien que pone mucho esmero en sus quehaceres, que bromea poco, que es honesto y responsable en sus pensamientos y actitudes. La ausencia de sonrisas y, por el contrario una expresión poco feliz la caracterizan.

“La seriedad de Elena le impide actuar con espontaneidad”, “El gerente de la empresa actúa con gran seriedad, pone mucha atención en los negocios y en el trato con empleados y clientes”, “Juan actúa con poca seriedad, siempre llega tarde y se pasa todo el día bromeando”.

En cosas

Las cosas tienen seriedad cuando son poco divertidas en sus formas y colores, y en general poseen estilo, sobriedad y elegancia.

“El novio estaba vestido con mucha seriedad el día de la boda, con un traje, corbata y zapatos negros, y camisa blanca” o “Los muebles de mi casa son de estilo Luis XV, lo que le confiere al ambiente mucha seriedad”

En los hechos

Los asuntos serios son aquellos que poseen cierta gravedad e importancia

“No puedes tomarte tu vida en broma, debes actuar con mayor seriedad o te quedarás sin empleo, sin familia y sin amigos”, “El presidente manifestó su preocupación ante la seriedad de la crisis económica” o “El ataque a los estudiantes por parte de un desconocido, merece ser investigado con la absoluta seriedad que el caso merece”.