Concepto de ubicación

La palabra ubicación se originó en el latín “ubicatio”, formada por “ubi” que puede traducirse como “donde” y por el sufijo “tion” que hace referencia a la acción y efecto.

Cuando hablamos de ubicación nos referimos a hallar un lugar, orientarse en él, encontrar un sitio para colocarnos nosotros o las cosas, etcétera. Así podemos hablar según el contexto de:

Ubicación geográfica, cuando podemos localizar o individualizar un punto dentro de la superficie terrestre. Si nos dirigimos a un lugar es preciso ubicar dónde queda y trazar el camino correcto para llegar a él. Si estamos perdidos o necesitamos ayuda es necesario ubicarnos para hallar la salida o requerir e auxilio en el sitio indicado. En las ciudades la ubicación resulta más fácil pues tenemos calles con nombres y números o plazas o edificios públicos conocidos que pueden servirnos de referencia, además de poder preguntar a alguien que sepa indicarnos dónde estamos o cuál es el camino. Ejemplos: “Para ubicar la casa de mi amiga con facilidad tomo como referencia que queda a media cuadra de la plaza principal”, “Como no logro ubicarme para llegar a mi nuevo trabajo, preguntaré a los comerciantes de la zona” o “Te ubicarás para saber dónde bajar del tren, pues es la estación siguiente a Belgrano”.

Concepto de ubicación

El GPS es un gran invento que nos permite ubicarnos con facilidad. En sitios no urbanizados o en alta mar es difícil ubicarse, para lo cual resultan sumamente útiles las coordenadas geográficas.

Ubicación en el sentido de colocación: Se trata de encontrar un lugar adecuado o no, para un sujeto, una idea o un objeto dentro de un contexto: “No sé dónde ubicar al tío Juan en esta reunión, en cualquier mesa se sentirá incómodo pues no conoce a ningún otro invitado”, “El alumno con problemas visuales bebe ubicarse en el primer banco”, “Si no ubicas el nuevo contenido estudiado en tu mente relacionándolo con tus previos saberes, no lograrás entenderlo” o “La ubicación de la biblioteca en la sala no me convence, es demasiado grande”.

Puede también hablarse de ubicación cuando alguien debe adoptar la conducta y las expresiones correctas en ciertas circunstancias: “Debes ubicarte, no puedes hablarle a tu maestro de modo grosero” o “Es un desubicado, fue a su primer empleo y entró sin saludar a nadie”.

La ubicación puede ser también temporal: “A los niños les cuesta ubicarse en el tiempo histórico”.