Concepto de semántica

La palabra semántica, proviene del vocablo griego “semantikos” de donde “sema” puede traducirse como señal, o signo con significación. Aplicado a los signos lingüísticos, estudia el origen y la significación de las palabras u otros símbolos (significante) en relación a los objetos que representan (significado) en una imagen creada por la mente, pudiendo o no, los significados, corresponder a un objeto real, como por ejemplo cuando hablamos de un duende. Este objeto que existe en la realidad o en la ficción, se llama referente. Para que el referente permita que todos entiendan que se están refiriendo a él y formarse a su respecto un significado, se debe haber construido un significante en común. Por ejemplo cuando decimos perro (significante) en relación al animal cuadrúpedo doméstico que ladra y que vemos a diario (referente) todos nos lo podemos imaginar (darle un significado a esa palabra perro) pues estuvimos de acuerdo en nombrarlo con ese conjunto de letras y no con otras.

En un texto, la semántica estudia la relación que se establece entre las distintas palabras del discurso para desentrañar lo que éste nos quiere comunicar, no ateniéndose a la literalidad de cada elemento lingüístico sino tomando en cuenta también el contexto y los recursos literarios usados.

Algunos autores sostienen que la semántica actúa a nivel diacrónico, o sea estudiando a evolución de los signos lingüísticos en el tiempo, distinguiendo a la semántica de la lexicología que se ocupa de del estudio sincrónico de los mismos, o sea con independencia de los cambios históricos.

Según ciertos filósofos como Rudolf Carnap (1891-1970) es la parte de la Semiótica, que estudia en qué condiciones se aplica a una situación, un signo cualquiera, elaborando para explicarlo su sistema de lógica simbólica.

La semántica desde el punto de vista filosófico se preocupa por averiguar cómo surgió un signo que representa cierto objeto o situación, que como sabemos es producto de acuerdos.