Concepto de acorazado

La palabra acorazado alude a aquello que posee una coraza, o sea una estructura protectoria blindada, y con ello se alude específicamente a buques de guerra, especialmente protegidos, muy armados y de enorme tamaño, que dominaron las escenas bélicas desde el siglo XIX y que luego de la Segunda Guerra Mundial, su rol protagónico fue ocupado por los portaaviones.

El primer acorazado data del año 1858, siendo su constructor el ingeniero y arquitecto naval de origen francés Stanislas Charles Henri Dupuy de Lôme, que lo diseñó luego de la Guerra de Crimea, y se llamó La Gloire. Estaba blindado totalmente en hierro pero con casco construido en madera. La función del blindaje era impedir la acción destructiva de las granadas.

Concepto de acorazado

La construcción de acorazados por Francia, fue seguida por los ingleses quienes en 1906 lanzaron un acorazado que se convirtió en modelo a imitar, el HMS Dreadnought.

Esta armadura protectora de los acorazados contribuyó a crear armas potentes capaces de perforar el blindaje, para lo cual se fabricaron cañones muy poderosos. Submarinos y aviones torpederos fueron los temibles enemigos de los acorazados durante la Primera Guerra Mundial. Si bien fueron protagonistas de la Segunda Guerra Mundial, como por ejemplo el Bismarck de origen alemán, su suerte ya estaba sellada. El último acorazado fue el inglés HMS Vanguard, que terminó su existencia en 1944.

El acorazado ruso Potemkin, fue escenario de un levantamiento de la tripulación en el año 1905, contra los oficiales del zar, constituyendo un antecedente de la revolución que estallaría en 1917. Este hecho fue llevado al cine por Serguéi Eisenstein, en 1925, en una excelente película muda.

En Latinoamérica, Brasil construyó en 1906 los acorazados Minas Gerais y Sao Paulo, mientras en respuesta a ello, Argentina diseñó dos años después, el Moreno y el Rivadavia.