Concepto de ático

La palabra ático se derivó del griego Ἀττικός (attikos) de donde pasó al latín como “atticus” y fue este último término el que se tomó para el sustantivo que nos ocupa en nuestro idioma.

Ática es un lugar en el sur de Grecia, siendo la región donde está ubicada Atenas, la capital del país. Es una península que tiene una superficie de unos 2650 km². El relieve es montañoso, con algunos valles, el clima es mediterráneo y el suelo pedregoso. Su alfarería es destacada, usando como materia prima la arcilla roja de la zona, siendo muy reconocida mundialmente la cerámica ática, practicada desde el año 600 antes de nuestra era. Ático es el gentilicio de toda persona originaria o habitante permanente de ese lugar y el calificativo del idioma allí hablado.

El período ático de la historia ateniense es el ubicado cronológicamente entre los años 450 antes de Cristo y el 322 antes de la era cristiana, donde la filosofía encuentra su momento de mayor brillo desde Sócrates hasta Aristóteles, en consonancia con la forma de gobierno democrática.

La Literatura se expuso fundamentalmente a través la tragedia, representada entre otros por Esquilo y por Sófocles.

En Arquitectura, se llama ático de una edificación a su último piso, abajo de la azotea. Tradicionalmente han sido lugares destinados a depósito, conocidos también como altillos o desvanes, pues por su ubicación era en lugares de difícil acceso o muy húmedos o calurosos. En las modernas construcciones, y gracias a las nuevas técnicas de ambientación climática, los áticos suelen ser lugares muy apreciados, utilizados como dormitorios o escritorios. En edificios de departamentos muchos áticos son lugares exclusivos y lujosos, pues permiten tener una hermosa vista panorámica y se accede fácilmente a ellos a través de ascensores.

También es un ático, el ornamento que se coloca en la cornisa de los edificios a modo de adorno y para disimular el lugar donde nace la cubierta.

En el Cine y la Literatura los áticos, al igual que los sótanos, son lugares muy valorados como escenario de hechos de terror, por estar aislados o separados del resto de la vivienda: “La película mostraba que en el ático de la casa pasaban cosas extrañas, pues allí se refugiaban los fantasmas de antiguos moradores”.