Concepto de cencerro

La palabra cencerro es una voz onomatopéyica, que se usa para nombrar una pequeña y tosca campana metálica, de formato cilíndrico, confeccionada en general con chapa de cobre o hierro, que se cuelga en el cuello de las reses, en general ovejas o vacas, para poder localizarlas en caso de que se pierdan, especialmente si el número de ejemplares es muy grande. Con el movimiento del animal, o la acción del viento, el badajo golpea las paredes de la campana y ésta suena. A los cencerros muy pequeños se los conoce como campanillos. Ejemplo: “Se me perdieron dos vacas pero gracias al sonido del cencerro, pude encontrarlas con facilidad”.

Como instrumento musical, el cencerro, probablemente originario de África, pertenece al grupo de los instrumentos de percusión, ya que como comúnmente no lleva badajo, o sea, un colgante en el interior, que produce sonido al moverse y golpear con las paredes de la campana (como sí lo tienen los cencerros de los animales) se necesita golpearla con un palo largo y delgado de madera (baqueta). El sonido es indeterminado, pudiendo lograrse, agudos o graves, abiertos o cerrados. Si se quiere obtener un sonido abierto no se debe presionar el cencerro; todo lo contrario a lo que debe hacerse si se quiere obtener un sonido cerrado, pues, en este caso, con los dedos índice y medio, hay que hacer algo de presión. Si se golpea con la baqueta, en la parte de mayor anchura del instrumento, emitirá un sonido grave, y será agudo, si el golpe se practica en la parte más angosta. Si se hace rebotar la baqueta, se logra un efecto rebote, y si se usa la baqueta a modo de badajo, se produce un efecto de redoble. Puede sostenerse manualmente o utilizar para ello, un soporte.

Este instrumento musical, el cencerro, es muy apreciado en varios ritmos típicos de América Latina, como el caso de la salsa, que es un género musical que surgió de la amalgama de la música cubana, y otras músicas caribeñas, más el jazz y el blues de Estados Unidos. La salsa utiliza varios instrumentos de percusión, además del cencerro, como timbales y bongó, entre otros. En el caso del que toca el bongó, es usual que también ejecute el cencerro de modo alternado. También suele usarse en el merengue, la cumbia y el mambo.

En Literatura, “El cencerro de cristal” es un libro del novelista y poeta de nacionalidad argentina, Ricardo Güiraldes, que publicó, sin éxito, en el año 1915. Fue tanta su amargura, que sacó a los ejemplares de circulación y resolvió tirarlos. En la actualidad poseen un gran valor literario, pues su mujer, pudo rescatar algunos ejemplares.

Buscar otro concepto