Concepto de grecolatino

El término grecolatino, califica a la cultura en común de griegos y latinos (romanos) que se fusionó tras la conquista de Grecia por parte de la entonces República romana, en el año 146 a, C, cuando la Liga Aquea fue derrotada en la batalla de Corinto. A pesar de que Grecia era un protectorado romano, y Atenas junto a otras ciudades griegas intentaron rebelarse infructuosamente contra Roma, en el 88 a. C, la influencia de la cultura griega sobre la romana es indiscutible.

El idioma griego, su filosofía, su medicina y su arte, calaron hondo en el espíritu romano, para hacerlo menos hostil y más pensante. Así se generó una cultura en común, donde Roma imitó sustancialmente a Grecia, conocida como grecorromana, que, tras perder importancia en la Edad Media, que imprimió a la cultura un marcado sentido religioso, resurgió con gran esplendor en el siglo XV, con el Renacimiento, en lo que se conoció como el renacimiento de la cultura clásica.

La literatura clásica o grecolatina, escritas sus obras, en lengua griega o latina, nos muestra obras épicas, cuyo inicio puede situarse con las obras homéricas: la Ilíada y la Odisea; siendo otra característica, las tragedias y las comedias, en las obras teatrales; y, en la prosa, la fábula. Se cree que la literatura griega, ingresó a Roma, a través de un esclavo griego, manumitido, llamado Andrónico.

La filosofía grecolatina, es, sin duda, uno de los aportes más importantes al mundo occidental. Los romanos, sin renunciar a sus propios valores, se inclinaron por el conocimiento de los pensadores griegos. Escipión Emiliano, político y militar romano, viajó a Grecia y allí conoció al historiador griego, Polibio, y su admiración por la cultura griega fue tal, que formó el Círculo de los Escipiones, donde el humanismo griego, ejerció un notable poder.

El político y escritor romano, Séneca, fue representante del estoicismo, forma de pensar que cultivó junto a Atalos, un filósofo de Alejandría. El política y jurista romano, Cicerón, fue educado por Arquias un poeta de Antioquía, que le transmitió la esencia de la literatura helenística.

En materia religiosa, los romanos, asimilaron las religiones de los pueblos conquistados, y adoptaron con otros nombres, los dioses griegos, en su propio panteón, como Zeus, al que llamaron Júpiter.

El arte romano original, de influencia etrusca, empezó a sentir el poder de los griegos, en sus construcciones, sobre todo en los templos. Crearon el estilo toscano, que era una simplificación del dórico.