Concepto de impronta

El origen etimológico de la palabra impronta lo hallamos en igual término italiano, y se refiere a la marca que un objeto (y por extensión un sujeto o una cultura) deja en otro ser animado o inanimado.

Con respecto a improntas que dejan ciertas cosas sobre otras, en el ámbito artístico, es una técnica usada para reproducir imágenes, utilizando un modelo que deja sus marcas sobre el objeto.

En Biología, la impronta genética, muy común en todos los seres vivos, excepto en los mamíferos, es un fenómeno transmisible por herencia, donde los genes del progenitor, de forma selectiva, dependiendo de su sexo, se expresan en el nuevo ser, de un modo específico.

El aprendizaje por impronta, descubierto por el médico y etólogo austriaco, Konrad Lorenz (1903-1989) es aquel que se adquiere al tener una primera experiencia, y luego, no se borra jamás. Lorenz observó que los gansos recién nacidos, seguían a su madre por instinto, pero, si se reemplaza a su mamá, desde el primer momento, por otro ser vivo, o, incluso, por un objeto, también lo siguen, pues identifican a ese otro ser como su madre, y aunque luego, se les coloque a su madre real, no la seguirán, pues lo primero que vieron fue el otro objeto o sujeto. En el caso de los perros, la socialización debe hacerse hasta los dos meses de vida; luego de esa etapa no aceptarán la compañía humana. O sea que la impronta o marca, debe establecerse en determinado período del desarrollo. En el ser humano, si un niño no recibió amor en sus primeros años de vida, aunque luego se lo den, ese ser humano no será capaz de sentir amor y empatía, pudiendo desarrollar una conducta psicopática.

La impronta personal, es aquella huella particular y única, que un ser humano deja en su accionar y en sus obras, y que lo identifica, haciendo que otros la reconozcan: “Vi el cuadro de Dalí, y sin saber que era de él, lo reconocí por su estilo, ya que tiene una impronta inconfundible” o “Aunque mi madre no me diga que fue obra de ella, cuando pruebo una comida, sé que ella la hizo, pues le da a cada plato sabores únicos, lo que hace que lleven su impronta”.
La impronta cultural, es aquella marca que deja una cultura sobre otra, imponiéndole ciertas costumbres, religión o lengua, por ejemplo: “Los dioses romanos tienen una clara impronta de los dioses griegos, a los que solo les cambiaron su nombre”, “Los europeos borraron casi toda impronta de la cultura aborigen en América, aunque algunas costumbres pervivieron” o “La impronta del cristianismo, suavizó el modo de tratar a los esclavos en Occidente”.