Concepto de lúgubre

La palabra lúgubre se originó en el latín “lugubris”, adjetivo derivado del verbo “lugere” que significa estar de luto o de duelo; y por ende lamentarse, llorar y angustiarse. Lúgubre califica a aquello que resulta funesto, muy triste y sombrío; vinculado en general con la enfermedad, el abandono, la melancolía, la desgracia y la muerte. Un lugar lúgubre por excelencia es el cementerio, pero también se aplica al carácter pesimista y quejumbroso de las personas, a la música o argumentos triste, a los sitios oscuros, silenciosos y sombríos, o a los sucesos desgraciados.

Ejemplos: “Cambia tu carácter lúgubre, si siempre estás abatido no conseguirás amigos y vivirás cada vez más solo y triste”, “Fui a ver una película lúgubre, donde se morían casi todos los personajes, y salí del cine llorando” o “Debes pintar la casa de colores más claros para que pierda su aspecto lúgubre, ya que al ser antigua y con pocos ventanales, no invita a quedarse allí”.

El historiador calvinista escocés, y crítico social, Thomas Carlyle (1795-1881) usó la expresión “ciencia lúgubre” para hacer referencia a la Economía en el año 1849, en su tratado titulado “Discurso ocasional en la cuestión de negro” donde se pronunció a favor de la esclavitud, pues para él los negros eran sirvientes por mandato divino; y como un medio para regular el trabajo en las colonias británicas en América, lo que se había abolido, estando en contra de dejar que la economía se regule por la ley de la oferta y la demanda como sostenían los liberales. Se asoció erróneamente la calificación de lúgubre hecha por Carlyle a la Economía, a los dichos de Thomas Malthus, de que el crecimiento de la población sería mucho mayor que el de los recursos, y por ende, el futuro depararía miseria y hambre, por lo cual eran necesarias las pestes y las guerras para evitar la superpoblación.

“La lúgubre góndola” es una pieza musical del compositor y pianista austro-húngaro, Franz Liszt (1811-1886) inspirada en la observación que realizó de las góndolas de Venecia en procesión funeraria. La compuso pocos meses antes de que su yerno, Richard Wagner, falleciera.