Concepto de linchamiento

La palabra linchamiento, del inglés “lynching”, es un epónimo, ya que se cree que se derivó del nombre del revolucionario estadounidense, Charles Lynch (1736-1796) que, en 1780, presidió un tribunal de facto que decidió sobre la vida de un grupo de colones anti independentistas (conocidos como lealistas o tories) que querían permanecer leales a la monarquía durante las guerras por la independencia de Estados Unidos. Estos lealistas habían sido juzgados y absueltos por un tribunal legal, y por ello Lynch y sus hombres decidieron ejecutarlos, para hacer “justicia” según sus propias convicciones de lo sucedido, ya que para ellos estas personas eran los que habían promovido una sublevación en la zona sudoeste de Virginia contra los planes revolucionarios.

Se denomina linchamiento a la acción colectiva, ilegal y popular, de ejecutar una condena a muerte, sin proceso previo, ante la sospecha de que el imputado es culpable del delito que se le atribuye.

Abolida desde la antigüedad, la posibilidad de ejercer privadamente venganza, el Estado se reservó la misión de castigar a los que resultaran culpables de delitos, previo juicio, mediante la aplicación de sanciones graduadas de acuerdo a la gravedad del hecho cometido; siendo ilegal, las formas privadas de ejercicio de la fuerza, para evitar que la subjetividad y las ansias de venganza, predominen sobre la idea de justicia.

Los linchamientos se producen ante situaciones que conmueven a la opinión pública, por ejemplo, cuando se sospecha que alguien es un asesino o un violador, por ejemplo: “Al enterarse de que el violador de la niña, sería una persona del barrio, los vecinos enfurecidos, sacaron al sospechoso de su casa, e intentaron lincharlo, hasta que la policía intervino y evitó el hecho”.

Los hechos de inseguridad, y la poca intervención del Estado para solucionar este flagelo es una de las causas más frecuentemente alegadas para recurrir a los linchamientos. En noviembre de 2018, por ejemplo, el brasileño Vinicius Chagas Maciel, de 31 años, que residía desde hacía un año en el municipio boliviano de San Julián, distante 175 km de Santa Cruz, trabajando como ayudante en un taller mecánico y con la intención de estudiar medicina, fue ahorcado en la plaza principal, tras ser secuestrado por una turba enardecida, que lo acusaba de ser el perpetrador de un asalto violento, que no pudo probarse.

También hay otras motivaciones aún más temibles para los linchamientos, como causas políticas, xenofóbicas, raciales o religiosas. Por ejemplo, en Estados Unidos, los linchamientos fueron frecuentes en el Antiguo Oeste (siglo XIX y comienzos del XX) y por la acción de grupos de extrema derecha integrantes del Ku Klux Klan, organización racista fundada en 1866.