Concepto de insistencia

Origen del término insistencia

La palabra insistencia hace alusión al acto y efecto de insistir, verbo regular, no pronominal, intransitivo, de tercera conjugación, originado a partir del latín “insistere”, vocablo integrado por el prefijo de intensidad e interioridad, “in” más el verbo “sistere”, en el sentido de quedarse, mantenerse o situarse, en un lugar o posición.

Se usa en los siguientes contextos:

Como repetición de palabras, frases o acciones: “Juan insiste en salir esta noche, ya se lo pidió varias veces a sus padres, pero le siguen denegando el permiso”, “La insistencia en pasar de curso, hizo que mi prima lo lograra, ya que a pesar de que le faltaban muchas tareas para hacer, pues se atrasó por su enfermedad, pudo, con esfuerzo, recuperar el tiempo perdido”, “Hizo sonar el timbre con insistencia, pues estaba convencido que había gente en la casa que se negaba a abrirle la puerta” o “La insistencia del muchacho en querer conquistar a la joven, no tuvo éxito, ya que ella está enamorada de otro”.

Como reafirmación de una idea o pensamiento: “Expuso sus ideas sobre un nuevo plan de gobierno, pero nadie estuvo de acuerdo; sin embargo, no se amilanó, y siguió insistiendo con su propuesta, que hoy cuenta con varios adeptos” o “Mis padres insisten en que tengo que aceptar sus creencias religiosas”.

Como modo de coerción, legal o ilegal: “Mi acreedor es muy insistente en el reclamo de la deuda, ya me envió dos cartas; y la última, con una intimación, bajo apercibimiento de llevar el caso a los tribunales” o “El secuestrador, con insistencia, pide que se le pague el rescate, amenazando con ejecutar a la víctima”.

Valoración de la insistencia

La insistencia supone repetición, con el fin de lograr el objetivo propuesto, que tal vez no se logre en un primer intento. En general es vista como positiva, como la expresión de la virtud de la constancia, y el afán de superación; por ejemplo: “Debes insistir en tus planes y no dejarte abatir si no logras el éxito la primera vez. La paciencia y la perseverancia te ayudarán a triunfar”.

Sin embargo, en algunos casos, puede resultar molesta y hasta ilegítima, como en el caso del acoso. Por ejemplo: “Su obsesión por el actor la llevó a seguirlo y observarlo todo el tiempo, dejándole mensajes y regalos que incomodaron al hombre, quien le pidió que cesara en su actitud; y ante su insistencia, fue demandada por acoso”.