Concepto de oligarquía

El origen de este término de aplicación especial en el ámbito político, lo hallamos en el griego ὀλιγαρχία u “oligarkía”, compuesto de los siguientes vocablos: “oligos” en el sentido de poco o escaso; y “arkos” que puede traducirse como mandar. El sufijo “ia” indica que se trata de una cualidad.

Se define a la oligarquía como aquella forma gubernamental en la que el poder es detentado por unos pocos privilegiados que gobiernan en pos de los intereses de su grupo y no en consideración al bien común.- Esto último es lo que califica a una forma de gobierno como pura, según la clásica distinción de las formas de gobierno propuesta por el filósofo griego Aristóteles. Es por ello, que la oligarquía es una forma impura, degeneración de la Aristocracia, con quien comparte el hecho de que es una elite la que ejerce el poder pero en este último caso, para el bien de todos. La Aristocracia era un gobierno que los griegos estimaban satisfactorio, pues el mando estaría en manos de los mejores, de los más capaces para gobernar, una “Sofocracia” donde los sabios o filósofos dirigirían el destino de todo el pueblo, pues eran para ellos, los que podrían encaminarlos en la senda correcta.

El término oligarquía se ha extendido a otros ámbitos, entre ellos la economía, donde designa al grupo que detenta el poder económico, sin consideración, y en general explotando a sectores económicos más débiles. Por ejemplo podemos hablar en este sentido de oligarquía terrateniente, que son individuos o grupos de familias que concentran grandes extensiones de tierra. Se constituyen en importantes grupos y factores de poder presionando la toma de decisiones por parte del poder político; y hasta llegan a ocupar el gobierno, como ocurrió con la oligarquía conservadora que dirigió el destino de la República Argentina entre 1880, cuando asume el mando el presidente Julio Argentino Roca, y 1946.