Concepto de alga

La palabra alga se derivó del término latino “algae”, y designa, por lo menos, a nueve filos o tipos de organización diferenciadas, con unas cuarenta y cinco mil especies, teniendo en común que son organismos acuáticos, casi siempre autótrofos, pues realizan el proceso de fotosíntesis. Sin embargo, dentro de las algas, encontramos algunas de estructura unicelular; otras, conformando extensas colonias; y, en algunos casos, como el de las algas pardas es posible reconocer tejidos diferenciados. Esto ocurre pues no evolucionaron desde un único tronco común. No tienen, raíz, ni tallo, ni hojas, ni flores, y en el ecosistema acuático son el primer eslabón de la cadena alimenticia.

La ciencia que estudia las algas se conoce como ficología. Algunos autores las consideran dentro del reino protista, aunque algunas algas pueden ser consideradas plantas, por otros. Se distinguen de otros integrantes del reino vegetal, por no poseer un verdadero embrión.

Las algas rojas, son en su mayoría, marinas, autótrofas y bastante evolucionadas. Son eucariotas porque tienen membrana nuclear. Se conforman por células uni o pluri-nucleadas, poseyendo rodoplastos, cromatóforos de color rojo, pues, además de clorofila y ficociacina, tienen un pigmento rojo, que es la ficoeritrina. De las del género Gelidium, se obtiene el agar, un polisacárido, que se usa en Biología molecular y en la industria alimenticia.

Las algas verdes son unicelulares o pluricelulares, y pueden encontrarse aisladas, o formando colonias, con agregación simple, sin contacto entre los individuos que la componen, al estar separados por mucílagos, o estar en contacto estrecho, perteneciendo a una misma generación. Se relacionan con las plantas terrestres, y son las algas que más variedad presentan, reconociéndose unas diez mil especies distintas, siendo la mayoría de agua dulce, y resisten las condiciones más adversas, por lo que las podemos encontrar en múltiples hábitats. Su clorofila es tipo A y B. Aunque algunas viven suspendidas, la mayoría se ligan al fondo, por eso son bentónicas. Su reproducción puede ser sexual o asexual.

Las algas pardas o feofíceas, son casi todas marinas, pluricelulares, de núcleo único, con color pardo o negruzco, presentando formas y tamañas diversos. Su tipo de clorofila es C. El color pardo, se lo otorga la fucoxantina, y su crecimiento es veloz, con reproducción sexual.

Las macro algas comestibles, como las Nori o las Kombu, son muy nutritivas, y las poblaciones costeras las han incluido en sus dietas desde tiempos remotos. Los países asiáticos las siguen incluyendo en sus platos habituales, ya que apartan fibras, minerales, vitaminas y proteínas. Actualmente, han despertado interés mundial.