Concepto de androceo

La palabra androceo está integrada por términos de origen griego: “andro” que se traduce como varón, o de sexo masculino, y “ceo”, derivado de “oikos”, en el sentido de “casa. Pasó al latín, como “androecium”, y de allí llegó al español. Literalmente significa “casa de varones”, tomado en contraposición a gineceo, que es “casa de mujeres”, y que, en la antigua Grecia, aludía a una parte de la casa familiar, reservada a las féminas. En el caso del androceo (y también del gineceo) actualmente, su empleo es en el ámbito de la Botánica, para referirse a los órganos sexuales con los que cuentan las flores de las plantas fanerógamas, masculino en el primer caso, y femenino en el segundo.

El androceo está formado por estambres, integrados por dos partes, el filamento estaminal y la antera. El número de estambres es variable, formando, en la flor completa, el tercero y cuarto verticilo floral.

Como dijimos, los estambres, que son hojas sumamente modificadas, contienen un filamento, que puede estar ausente o ser largo o corto, que es la porción estéril, que tiene a la antera en su extremo. La antera es un saco cerrado y ensanchado, que es capaz de liberar polen o gametófilos masculinos, cuando está maduro (dehiscencia) que contiene los gametos masculinos, y por eso es la parte fértil. Las anteras pueden estar unidas al filamento en forma paralela, en toda su longitud (anteras adnadas) o formar con respecto al filamento un ángulo agudo (anteras divergentes); pueden también estar ubicadas en posición oblicua o transversal. Si falta el filamento, las anteras se dice que son sésiles.

Podemos hallar a los estambres de modo libre y aislados de otros (apostémonos), o pueden presentarse en forma agrupada. En este último caso, si están unidos en un haz a través de los filamentos, son monadelfos; si es en dos haces, se conocen como diadelfos, y si los haces son varios, poliadelfos. Si la unión en un haz es por medio de las anteras, se llaman singenésicos; si es en dos largos y en dos cortos, son didínamos; y en el caso de ser cuatro largos más dos cortos, son tetradínamos.

Si las anteras se abren hacia dentro de la flor, se dice que son intorsas, siendo extorsas si lo hacen hacia afuera.

El androceo en general se presenta envolviendo al gineceo. En algunas especies, como el caso de las orquídeas, se hallan unidos los estambres y el gineceo, y, por eso, es dificultosa la polinización.