Concepto de asentamiento

La palabra asentamiento, se compone de los siguientes términos latinos: el prefijo de aproximación “ad”, el verbo “sedentare” que indica la acción de sentarse, y el sufijo de resultado “mentum”. Asentamiento es el resultado de quedarse algo o alguien en un lugar.

En los terrenos, cuando su superficie recibe una carga por parte de la acción humana o la tiene de forma natural por el peso propio de sus capas, o por la obra de terremotos o del agua; sufre una deformación, de tipo vertical. La magnitud del asentamiento es dependiente del tipo de cimientos que se hayan utilizado y de la clase de suelo. En los suelos arenosos y en los arcillosos no saturados, se produce un asentamiento inmediato, causado por deformación elástica. En los suelos arcillosos, se produce, como consecuencia de la salida del agua, asentamientos por densificación. En los suelos no cohesivos, las zonas más cargadas van desplazando sus partículas hacia las menos cargadas, produciéndose los asentamientos, por flujo lateral.

Se llaman asentamientos humanos, aquellos lugares donde las personas fijan su residencia, lo que el hombre hizo desde el neolítico, cuando se volvió sedentario. Cuando lo que se asienta en ese terreno son fábricas, donde la gente trabaja y produce, se denominan asentamientos industriales. Si la actividad que efectúa la población es de explotación del suelo, se denominan asentamientos agrícolas. Los que están ubicados en las ciudades, se conocen como asentamientos urbanos; y fuera de ella, en áreas poco pobladas, asentamientos rurales.

En algunos casos, se reserva la denominación de asentamientos urbanos, para lugares que cuentan con viviendas precarias, sin servicios elementales; que, en algunos casos, se han erigidos sobre terrenos fiscales. Los asentamientos urbanos que cuentan con autorización administrativa y están contemplados en el esquema de planificación, se denominan formales; siendo informales, en caso contrario. Estos últimos, crecen a partir de grupos que allí se instalan por carecer de recursos económicos, dando lugar a villas de emergencia o villas miseria, como se las conoce en Argentina, o favelas, como se las denomina en Brasil, o chavolas, como se las conoce en España.
Algunos asentamientos son propios de etnias determinadas, culturalmente distintivos, como los asentamientos de poblaciones aborígenes o los asentamientos gitanos.

Lo inmaterial, como el caso de las ideas, las costumbres y los sentimientos, cuando quedan arraigados y sólidamente impuestos, dentro de una cultura o de individuos particulares, también pueden ser casos de asentamientos, por ejemplo: “La democracia ha logrado tener asentamiento en los países de la región”, “Por desgracia la corrupción tiene asentamiento en las costumbres de los políticos”, “Si dejas que el odio se asiente en tu alma, serás muy desdichado”.