Concepto de blando

La palabra blando es un adjetivo, que procede del latín “blandus” y que alude a algo que es tierno, flexible, fácil de manipular; y, aplicado a la materia, con posibilidad de cambiar su forma, especialmente al ejercerse presión sobre ella.

En la fabricación de objetos, se usan diferentes materiales, que pueden ser rígidos o indeformables; o blandos, que permite que sean doblados, plegados o aplastados. Entre los elementos rígidos, podemos mencionar al acero, al cemento o al diamante; y, entre los blandos a la goma o la plastilina. Se usarán materiales duros o blandos, según la finalidad deseada, por ejemplo, para fabricar un techo, en general se elegirán materiales duros, pero para hacer una esponja de baño, se requiere que sean blandos.

Un libro o cuaderno de tapas duras, se hará con materiales más resistentes y difíciles de doblar, mientras que, si tiene tapas blandas, podrá ser doblado, pero también será más fácil de deteriorarse.

Los colchones, se prefieren que sean duros, pues son mejores para el descanso y la columna vertebral, aunque el exceso de dureza puede ser contraproducente, por lo que se recomienda que sean firmes. Se considera que un colchón es blando cuando al acostarnos en él y ejercer presión con nuestro cuerpo, se hunde con mayor facilidad y de modo más profundo.

Entre los plásticos, hallamos diferentes tipos, ya que algunos son rígidos, como el polietileno de alta densidad; y otros blandos, como el polietileno de baja densidad. El metacrilato permite ser modelado al ablandarlo mediante calor.

Entre las maderas, se consideran maderas duras, a las que son de mayor peso, que proceden de árboles de crecimiento lento, por lo cual son más resistentes, pero, también, menos abundantes, ya que hay que esperar bastante para poder usarlas. Son ejemplos de maduras duras, las provenientes de árboles como la haya, el nogal, el roble, el castaño o el ébano. Las maderas blandas, que provienen de árboles de rápido crecimiento, son menos resistentes, pero también más fáciles de manipular para darles forma, y son más económicas. Proceden de pinos, balsos o chopos.

En Biología, los órganos se clasifican en duros o blandos, según su consistencia. por ejemplo, los huesos son órganos duros, aunque estén integrados por partes blandas; y son órganos blandos, el corazón, los intestinos, los pulmones, el riñón, etcétera.

En Gastronomía, una masa blanda, es más suave, tersa y fácil de manejar, que una masa de consistencia dura, que también es menos digerible, aunque muy blanda tampoco es conveniente, pues se deshace, por ejemplo: “Esta masa de ñoquis está muy dura, le agregaste demasiada harina” o “Está muy blanda la masa de fideos, y, por ese motivo, se han pegado entre sí, al cocinarlos”.

En cuanto a la personalidad, alguien blando es poco firme en sus decisiones, se emociona con facilidad, es conformista y fácil de manipular. Ejemplos: “Soy muy blando para ponerle límites a mi hijo y él se abusa de eso” o “El sermón del sacerdote fue demasiado blando ante tamaña injusticia que se cometió en el seno de la parroquia”.