Concepto de ciego

La palabra ciego procede etimológicamente del latín “caecus” en el sentido de “oscuro” o “carente de luz”.
Alguien, persona o animal, es ciego, cuando no puede ver, por haber perdido el sentido de la vista. Se puede tener esa condición desde el nacimiento, o ser adquirida luego. La ceguera puede ser total o parcial. Se considera ciego a quien no puede ver, aun usando lentes, en una proporción 20/200.

Por problemas congénitos puede padecerse ceguera si se tiene una enfermedad de la retina, llamada amaurosis congénita de Leber; o del iris (anridia) o si se es albino. Nacer de forma prematura puede dar lugar a un desarrollo anormal de los vasos sanguíneos en la retina, ocasionando su desprendimiento y consecuente ceguera. Otra causa puede ser, la toxoplasmosis de la madre durante el embarazo. Entre las enfermedades que causan ceguera, podemos mencionar las cataratas, el glaucoma, el tracoma, la diabetes que deteriora los vasos sanguíneos encargados de irrigar la retina, la uveítis y la degeneración macular. También los accidentes pueden ocasionar ceguera.

El sistema Braille ha sido diseñado para facilitar la comunicación y el aprendizaje de los ciegos, por ser un sistema de lecto-escritura táctil.

Por extensión, se dice que alguien está ciego cuando no puede ver o comprender, aunque tenga su sentido visual en perfectas condiciones, lo que es evidente: “No quisiste ver cómo tu socio, te robaba día tras día tus ganancias durante tanto tiempo. La confianza que tenías hacia él, te cegó”. También se aplica a las pasiones, que aturden la razón: “Estoy ciego de amor por esa joven”.

Anatómicamente, el ciego es una parte del intestino grueso, la primera y más corta, que descansa sobre la fosa ilíaca derecha. Esta denominación le fue dada por el médico romano Celso que vivió en el siglo I, a esta pequeña bolsa de unos siete centímetros de diámetro. Celso, tradujo al latín el término griego “tyflón” denominación dada por los médicos griegos, a esta zona que no tiene salida. El ciego, de donde pende el apéndice, comunica el intestino grueso con el delgado, por medio de la válvula ileocecal y está por debajo del colon ascendente, y de la desembocadura del yeyuno-íleon. Se trata de un resto de dependencias intestinales que se han atrofiado en la vida intrauterina.
Cuando un muro o una ventana se hallan tapados sin que por ellos pueda penetrar la luz, se dice que son ciegos.