Concepto de consumidor

Es un consumidor aquel individuo (animal o humano) que extingue géneros perecederos, siendo objetos consumibles aquellos que con el primer uso se destruyen o perecen.

En la cadena alimentaria existen organismos que fabrican su propio alimento como ocurre con las plantas (productores) y otros que se alimentan de otros seres vivos, que se denominan consumidores, los que a su vez se clasifican en grados. Los que se alimentan de organismos productores se llaman consumidores de primer grado, como por ejemplo los conejos o las vacas; los que se alimentan de los de primer grado, se llaman de segundo grado, y a su vez los que se alimentan también de los de segundo grado, se llaman de tercer grado, y son los carroñeros, que se alimentan de los cadáveres de sus presas.

En Economía se denomina consumidor a aquella persona que de acuerdo a sus necesidades, demanda bienes o servicios, de algún organismo que se los proporciona, en general empresas que se dedican a investigar las necesidades del mercado, en vistas a satisfacerlas, buscando una finalidad lucrativa.

Se denomina consumidor final, a aquel en el cual se agota el bien o servicio adquirido, sin finalidad de incorporarlo a un proceso productivo o a revenderlo. Con relación a la carga impositiva, sobre el consumidor, es sobre el que va a recaer, el Impuesto al Valor Agregado (IVA) de aplicación masiva a nivel mundial.

La actual sociedad capitalista y de mercado, privilegia la satisfacción del cliente, pues esto genera más demanda, más consumo y más ingreso de capital en el mercado. Por ese motivo, es muy útil detectar las necesidades y preferencias de los consumidores, para orientar hacia ellas la producción empresarial, si se desea tener éxito.

Existen numerosas normas legales que protegen al consumidor, siendo considerados sus derechos, entre los nuevos derechos protegidos (de tercera generación) pues las grandes empresas tienden a realizar con ellos contratos de adhesión, cuyas cláusulas pueden serles perjudiciales, aprovechando su situación de desventaja al pactar las condiciones de compra o de uso del servicio, que muchas veces son una necesidad. Tal lo que ocurre por ejemplo con los teléfonos celulares o con los servicios de Internet.

Ejemplos de uso: "Los consumidores en época de crisis, prefieren resignar calidad y acceder a productos y servicios de menor costo", "Soy un consumidor de productos orgánicos" o "Voy a reclamar por un producto que me han vendido en mal estado, pues me asiste mi derecho como consumidor, de que me reintegren lo abonado".