Concepto de desvarío

La palabra desvarío, es la acción y el efecto de desvariar, que se integra por el prefijo de separación “des” y por variar, del latín “variare”, en el sentido de variar o cambiar.

El desvarío se aplica en psicología y psiquiatría al estado mental alterado, pasajero o permanente, que produce que la persona piense, hable y/o actúe de modo desordenado e incoherente, cambiando el sentido de lo que se conoce como conducta o pensamiento normal.

El desvarío es sinónimo de locura, y puede deberse a estados de emoción violenta o ser provocado por enfermedades mentales, como ocurre, por ejemplo, en la esquizofrenia.

Quien desvaría, desconcierta a los demás con sus opiniones y conductas, que no necesariamente son malas, pues, pueden ser, incluso, muy elogiables, pero que se distancian de lo que es lógico, realizable, aceptable o real, de acuerdo a la ciencia y el sentido común de la época.

Sin embargo, a veces quienes se creyó que desvariaban, luego se comprobó que decían la verdad, como le ocurrió por ejemplo al astrónomo Galileo, que debió retractarse de sus ideas sobre el heliocentrismo, aceptando que eran un desvarío, para evitar su ejecución, a pesar de ser ciertas, como luego se probó.

A veces, un modo de canalizar los desvaríos o trampas de la mente, es a través de obras artísticas, donde el desvarío está aceptado, e incluso, sumamente valorado, como ocurre en los artistas surrealistas.

Platón, el ilustre filósofo griego, en su “Alegoría de la Caverna” mostraba cómo, si las personas están acostumbradas a percibir una realidad, nunca le creerían a quien logra descubrir la verdad y se las revela, pues considerarían que desvaría.

El que sufre desvarío se aleja de la realidad, y vive enajenado de ella durante esa etapa que puede ser más o menos prolongada, por ejemplo: “Verte en esa escena romántica junto a mi mejor amigo, me produjo un desvarío que casi me lleva a cometer una locura, pero por suerte, pudo más mi razón, y refrené mis agresivos impulsos, volviendo a ordenar mi mente”, “Mi padre padece de demencia senil, y a veces olvida las cosas, y en otras oportunidades, su desvarío lo hace creer que está junto a mis abuelos en la casa de su infancia, siendo aún, un niño pequeño”, “El artista tiene una excesiva imaginación, que reprime en su vida cotidiana para evitar ser tomado por loco, pero sus obras traslucen los desvaríos mentales en los que se sumerge mientras pinta”, “Tras el accidente no sabía dónde estaba, y mi mente desvariaba, estando confusa y desorganizada” o “Tus ideas de un mundo sin fronteras es hermoso, pero por el momento, un auténtico desvarío, ya que hay muchos intereses mezquinos que lo impiden”.