Concepto de ecolocación

La palabra ecolocación es compuesta. Se integra por “eco”, del griego “ejó” y del latín “echo”, que alude a un sonido que se ha reflejado, y por locación, del latín “locatio”, que indica establecimiento.

Se aplica este término, sinónimo de biosonar, a la aptitud natural que tienen ciertos animales, de interpretar los sonidos que emiten, que generan un eco, de acuerdo a los objetos que se hallan próximos, y sobre los que el sonido rebota; a efectos de comprender su entorno, detectar escollos y peligros y atrapar a sus presas.

Los primeros animales, en los que se descubrió esta capacidad fueron los murciélagos, gracias a los estudios realizados por el profesor de zoología estadounidense, Donald Griffin (1915-2003). Ya se habían hecho estudios previos a fines del siglo XVIII, por parte del italiano Lazzaro Spallanzani, que se completaron con los del zoólogo suizo zoólogo suizo Charles Jurine, pero no lograron convencer a la comunidad científica, que creía que se orientaban y conocían los objetos que los rodeaban, usando sus alas para tocarlos.

Los estudios del profesor Griffin, comenzaron en 1939, en Harvand, en colaboración con Robert Carl Galambos, neurobiólogo estadounidense, quien, usando la tecnología aportada por G. W. Pierce, físico que halló el modo de capturar el sonido, determinó la capacidad de los murciélagos para percibir sonidos, con una potencia una octava más alto que los humanos, entre otros animales.

Se colocaron cables para ver cómo reaccionaban los murciélagos para eludir esos obstáculos en su navegación, lo que hacían con suma precisión, salvo cuando se les tapaban los oídos y/o la boca.

Fue Donald Griffin, quien acuñó la palabra ecolocación para describir esta capacidad, en un artículo científico de 1944.

Los murciélagos no son los únicos que emplean la ecolocación. también lo hacen, entre otros animales, los delfines y los cachalotes. Los seres humanos, pueden hacerlo, con entrenamiento, siendo muy útil para las personas ciegas, estando aún esa posibilidad en etapa investigativa.

Se han empleado los estudios sobre el tema, para aplicarlo tecnológicamente en el sónar o ecosonda de barcos y submarinos, que es un artefacto que posibilita conocer objetos que están bajo el agua cercanos a la embarcación, por ejemplo, obstáculos, como arrecifes o icebergs, restos de naufragios o detectar bancos de peces. En épocas de guerra se usan para detectar submarinos enemigos.

Buscar otro concepto