Concepto de estoma

Del griego στόμα (léase “stóma”) este vocablo pasó al latín como “stoma”, y luego al español, como estoma. Su significado es “boca”.

Estoma es todo orificio pequeño en un ser vivo, preferentemente vegetal, que semeja una boca.

En los animales, el equivalente de estoma, son las células glandulares, que presentan sapos, medusas y lombrices, entre otros. Posibilitan que el oxígeno ingrese a los vasos sanguíneos, permitiendo la respiración cutánea. Al facultar que se respire por debajo del agua, es característica de los anfibios. Los insectos desarrollan su respiración cutánea a través de estigmas, que podrían calificarse de estomas, puesto que son poros de la piel que están rodeados de válvulas, que se conectan a los músculos, permitiendo el ingreso de aire y la expulsión del dióxido de carbono. Los caracoles que son moluscos, tienen respiración cutánea, cuando no están en su caparazón y además, neumostomas, detrás de su ojo derecho para respirar, que conduce el aire hacia una especie de pulmón.

En las plantas, los estomas, están en su epidermis, que es el tejido que externamente recubre y protege, a los tallos y a las hojas. Especialmente en las hojas, hay unos orificios pequeños con formato de ojal, que son los estomas, que permiten que la planta intercambie gases entre su interior y el medio exterior; y eliminar vapor de agua. El orificio que se abre del estoma, se llama ostiolo, cuya apertura está regulada por células oclusivas, ubicadas en sus bordes. También intervienen otros factores en la apertura y cierre de los estomas, como por ejemplo, la luz o la presencia de agua.

En ocasiones, los estomas son creados artificialmente a través de una intervención quirúrgica, que abre un orificio (ostomia) para que en el cuerpo humano, puedan solucionarse ciertos problemas del sistema digestivo o urinario, que no realizan en forma temporal o permanente las funciones de ingreso o egreso de sustancias y desechos, respectivamente.