Concepto de hábitat

Hábitat es una palabra latina, derivada del verbo “habitare”, que designa las características ambientales del lugar donde una especie de organismos vivos desarrolla fructíficamente su existencia. Así, el hábitat propio o natural de las ranas son las lagunas y los charcos; el de los leones, la selva; y el de los cactus, los desiertos. Como vemos, los hábitat pueden ser terrestres (de zonas cáldas, templadas, frías, secas o húmedas) acuáticos (de agua dulce o salada) o aéreos, propio de pájaros y algunos insectos; y de dimensiones grandes, medianas o pequeñas. El nicho ecológico comprende el hábitat o lugar geográfico, más el conjunto de los factores bióticos (organismos vivos y las competencias e interacciones entre ellos) y abióticos (condiciones del ambiente) que caracterizan a ese lugar. Implica no solo el lugar y sus características (hábitat) sino también la relación y competencia entre las distintas especies que lo habitan.

El hábitat es un concepto de raigambre ecológica que remite al lugar apto para que una especie crezca y se perpetúe. Los hábitats son particulares y diferentes para cada especie o grupos de especies, siendo el hábitat que posee la mayor biodiversidad, la selva, como bioma. Las especies pueden tener mayor o menor adaptabilidad hacia los hábitats y hasta modificar sus características físicas para adaptarse a ellos, como ha ocurrido con las plantas adapatadas al clima desértico, que acumulan agua en sus hojas. Algunos animales, han sido obligados por el ser humano a adaptarse a otros hábitats, lo que es muy antinatural, como ocurre con los osos polares en los zoológicos, causándoles un gran estrés.

Son hábitats naturales aquellos que no han sufrido o solo en poca cuantía la intervención humana, y son objeto de protección legislativa en defensa del medio ambiente, como el caso de las áreas naturales protegidas.

El hábitat humano es donde un grupo de personas desarrolla su existencia, ya sea en una zona rural o urbana, conteniendo el concepto no solo condiciones naturales sino también arquitectónicas e institucionales, pues el ser humano desarrolla su vida en sociedad, y cada individuo dentro de ella debe contar con las condiciones de vida adecuadas para su propio desarrollo personal, en pos del crecimiento y mejora social. Por ejemplo: "Me gusta vacacionar en un ambiente relajado y tranquilo; pero, para desarrollr mi vida cotidiana me agrada el bullicio de las grandes ciudades", "Tuve que abandonar mi hábitat y emigrar a otro país, pues sufrí persecuciones políticas, y mi destino fue el exilio" o "Me vendría bien un cambio de hábitat, para salir de la rutina".