Concepto de halógeno

La palabra halógeno está integrada por términos griegos: “halós” que significa, “sal”, y “genos”, “productor”. Literalmente, un halógeno es un productor o formador de sales, pues posee la propiedad de formar, una sal parecida a la sal común, junto al sodio.

Los halógenos son elementos químicos volátiles, que no se encuentran en estado libre en la naturaleza, por ser muy reactivos; en la tabla periódica, conforman el grupo VII A, y su valencia es -1. Estos elementos se caracterizan por integrarse con siete electrones en su última capa, teniendo, por esa razón, la tendencia a captar un electrón para estabilizarse y poseer ocho. Por ende, son electronegativos.

Entre los halógenos, encontramos al flúor (de número atómico 9 y masa atómica 19,único con estado de oxidación no positivo, de color amarillento, algo más pesado que el aire, que lo hallamos naturalmente, combinado, en los minerales fluorita, criolita y fluorapatito. Resulta corrosivo). El cloro (de número atómico 17 y masa atómica 35,5, está muy difundido en forma natural, pudiéndose encontrar, combinado con potasio, calcio y magnesio, en los cloruros metálicos, en el cloruro de sodio, en aguas saladas o en yacimientos de sal yema. Su tono es amarillo verdoso y es irritante). El bromo (de número atómico 35 y masa atómica 80, se encuentra en las aguas marinas y lagos salados. A temperatura ambiente presenta una tonalidad rojo oscura. Se volatiliza fácilmente y su vapor es venenoso). El yodo (de número atómico 53, y masa atómica 127, en pequeñas cantidades lo encontramos en las aguas marinas) y el astato (de número atómico 85, y masa atómica 210, solo obtenido de forma artificial, y que resulta muy inestable, se obtiene al bombear el núcleo de bismuto con partículas alfa).

El halógeno más activo y ligero es el flúor. Se combina fácilmente; y, al hacerlo, desprende luz y calor. Produce explosiones, al reaccionar con compuestos que poseen hidrógeno. Se usa en pequeñas cantidades en las pastas dentales, pero, especialmente, en el proceso de separación del uranio, en sus isótopos.

El cloro es muy activo y oxidante, se disuelve en agua, formando agua de cloro. Su uso principal es como blanqueador y como germicida. Se emplea, además, para elaborar pesticidas, desinfectantes, y, en la guerra, para hacer gases tóxicos.

El bromo, es un agente oxidante que se combina con casi todos los metales. Se emplea, junto a sus compuestos, en las industrias farmacéutica, petrolera, y como colorante.

La principal aplicación del yodo, es en la industria farmacéutica, por su acción antiséptica.

El astato es peligroso por su gran poder radiactivo.

Los halógenos sirven para fabricar lámparas halógenas. Para ello se coloca una pequeña cantidad de yodo o de bromo, en una lámpara que posee un filamento de volframio (elemento químico del grupo 6 de la tabla periódica) más un gas inerte.

Buscar otro concepto