Concepto de almuerzo

La palabra almuerzo procede del latín “admordium”, y se traduce como “mordisco”. Al despertar, se toma el desayuno, como primera ingesta del día; se recomienda ingerir alguna colación a media mañana, para no llegar con tanta hambre al mediodía, cuando se considera que es la hora del almuerzo (en general, entre las 12 y las 14 horas).

Se trata de una costumbre, pues, en realidad, lo natural es comer cuando alguien tiene hambre. En el mundo romano, no había desayuno, y, directamente, se almorzaba (ellos lo llamaban cena) y era su única comida diaria. Incorporar otras comidas, como el desayuno, se originó en la Edad Media, y fue, durante la revolución Industrial, donde las necesidades de los trabajadores, en sus forzadas labores, les obligó a incorporar, al menos, tres comidas diarias.

En la actualidad, el almuerzo puede hacerse en la intimidad del hogar, reuniéndose en torno a la mesa, varias personas, familiares o amigos, en el seno del hogar o en lugares públicos (restaurantes o cafeterías). Pero también puede almorzarse en soledad, o con una persona de mucha confianza, en un almuerzo íntimo. Puede también haber almuerzos comunitarios ofrecidos por el Estado o gente caritativa o ONG, para gente de escasos recursos económicos. Los colegios también suelen brindar almuerzos a sus alumnos, cuando tienen doble escolaridad, lo mismo que los lugares de trabajo para sus empleados. En los hospitales, hoteles y centros de reclusión, también sirven almuerzos a los internados, huéspedes o reclusos, respectivamente.

Suelen hacerse almuerzos de negocios, donde, además de comer, se socializa con colegas o potenciales clientes, a efectos de concretar proyectos u operaciones.

El almuerzo puede ser frugal o liviano, si se desea seguir trabajando luego, considerándose saludable si cuenta con todos los nutrientes necesarios (vitaminas, proteínas, minerales). Los alimentos que integran el almuerzo dependen mucho de las costumbres del lugar y de los gustos personales y familiares. También varía según el clima, ya que con temperaturas cálidas, los almuerzos son en general fríos y livianos; siendo más energéticos los que se sirven en invierno.

En los países anglosajones, la comida principal es el desayuno, siendo el almuerzo poco abundante. En Europa, y muchos países de América Latina, el almuerzo es una comida importante, que suele contar con una entrada, plato principal y postre. Luego de almorzar, se suele hacer una sobre mesa, donde los comensales conversan de temas triviales o asuntos de interés particular o general.

Los almuerzos se acompañan con bebidas: agua, jugos, gaseosas o bebidas alcohólicas, y pan.

Buscar otro concepto