Concepto de lío

Lío se deriva del verbo liar, que procede etimológicamente del latín “ligare” que puede traducirse como “ligar” o “atar”.

Puede tratarse de un lío de cosas, cuando aparecen mezcladas sin un orden, y atadas o unidas del algún modo: “Llevé un lío de ropa a la lavandería” o “Mi hijo hizo un lío con sus antiguos juguetes y así los guardó”.

Un lío también es un problema importante, una confusión o embrollo difícil de resolver. Ejemplos: “Estoy metido en un lío, ya que le mentí a mi novia, seguí faltando a la verdad para cubrir ese engaño y cada vez se complicó más la situación, y ahora no sé cómo resolverlo”, “Mi vecino me metió en un lío cuando me ofreció formar parte de un asunto ilegal, y ahora temo que me arresten” o “Este tema que tengo que estudiar es un lío ya que no logro comprenderlo”.
Por otro lado “hacer lío” es armar barullo y desorden con diversos fines: “Mis hijos viven haciendo lío, por eso mi casa está siempre desordenada”, “Mi perra tuve cachorritos y ahora tengo todo hecho un lío”, “Los manifestantes hicieron un gran lío por las calles para expresar sus reclamos” o “Se armó mucho lío cuando los automóviles colisionaron y los involucrados discutieron”.

En España, “tener un lío” es una expresión coloquial para designar a las relaciones amorosas no estables, sino circunstanciales.

“El gran lío” es una película estadounidense del año 1991 dirigida por Dan Aykroyd, donde el lío en que se meten los protagonistas es iniciado por una infracción de tránsito. En 2015 se estrenó la comedia “Un completo lío” de origen sueco dirigida por Helena Bergström, que trata de una pareja de hombres homosexuales que tienen un hijo, gracias a la “colaboración” de una amiga y que les dan la sorpresa a sus respectivas familias en navidad.