Concepto de obrero

La palabra obrero se derivó, evolucionando, del vocablo latino “operarius”, a su vez, derivada de “opus” en el sentido de obra o trabajo; más el sufijo de relación “arius”.

Un obrero es aquel que realiza una obra. En términos generales es un trabajador o empleado, aunque específicamente se emplea para referirse a los trabajadores fabriles u operarios, y empleados de la construcción.

La mayoría de los obreros trabaja por un salario, a las órdenes de un empleador, ya sea en empresas constructoras o fábricas. En este último caso, los obreros que trabajaban en la Revolución Industrial (mediados del siglo XVIII y XIX) lo hacían en condiciones indignas y de explotación, por lo cual, el concepto de obrero se asoció a una clase social baja o pobre (la clase obrera) con pocas posibilidades de ascenso social. Sin embargo, en la teoría leninista, desarrollada por el marxista leninista Karl Kautsky (1854-1938) no todos los obreros son pobres, sino que merced a la explotación de los obreros de los países subdesarrollados, en los económicamente prósperos, ha surgido una aristocracia obrera, que se conforma con su condición, ya que no está precarizada, y no se incluye dentro de la lucha social contra el capitalismo.

También en esta época era frecuente encontrar los obreros mineros, trabajo en que la mano de obra infantil, era muy requerida. Aún hoy los obreros mineros trabajan con muchísimo riesgo, aunque se trata siempre de adultos.
El marxismo pretendía que, desaparecido el sistema capitalista, y por ende, la jerarquía empresarial, se impusiera la dictadura del proletariado, estando las fábricas, bajo el control obrero.

El movimiento obrero logró a partir de su lucha, muchas reivindicaciones laborales, a partir de descansos semanales y anuales; vacaciones, licencias por enfermedad y embarazo; protección contra el despido arbitrario y frente a accidentes y enfermedades laborales; prevención de riesgos; prohibición del trabajo infantil, etcétera.

En torno a las fábricas nacidas tras la Revolución Industrial, se construyeron, en el siglo XIX, los barrios obreros, pobres y marginales, también conocidos como “barros bajos”, con escasos o nulos servicios y altísima contaminación.

También entre los insectos encontramos algunos que ofician de obreros. Entre las abejas, las obreras, que son la mayoría de la colmena, y las más pequeñas, son las hembras que tienen incapacidad de reproducirse. Son las que construyen los panales, los limpian, cuidan y producen la jalea real.

En el hormiguero también hay obreras, que son las hormigas más numerosas y pequeñas. Se encargan de cuidar el hormiguero, conseguir la comida, y de alimentar a la reina y sus crías.