?>

Concepto de pulso

La palabra pulso procede etimológicamente del latín “pulsus” y su significado es “latido”.

Se usa en diversos ámbitos:

En Música es la unidad que se utiliza para medir el tiempo, fraccionándolo en partes iguales, repetitivas y generalmente regulares. Pueden ser variables a lo largo de una pieza musical. Muchas veces se usan los aplausos para reconocer los pulsos y marcar con ellos el ritmo.

En las llamadas telefónicas, éstas se cobran según su duración en pulsos, que de acuerdo a la distancia de la llamada, y a veces el horario, comprende más o menos minutos.

Pero donde se usa con más habitualidad la palabra pulso es en Medicina y en Veterinaria, para medir la cantidad de pulsaciones que tiene el individuo, lo que se produce de acuerdo a la sangre que circula bombeada por el corazón, que expande las arterias. Por eso es que se toma el pulso en aquellas arterias que están más cerca de la piel, como las muñecas (pulso radial) el cuello (pulso carotídeo) o la sien (pulso temporal) en ese orden preferencial. También puede medirse en la parte de atrás de las rodillas, en la ingle o en la parte interior de los pies.

Se aprieta suavemente la arteria con los dedos (el índice y el anular) haciendo una ligera presión sobre el hueso y sirve para calcular la frecuencia cardiaca, pues cuenta la cantidad de latidos cardiacos que se tiene en un minuto.

Las pulsaciones varían según la edad de la persona, su talla, su peso, su nivel de actividad física, los medicamentos que toma, o si está en reposo o en movimiento. En un adulto, las pulsaciones normales, estando acostado o sentado, son de entre sesenta y cien por minuto. El estrés puede también acelerar las pulsaciones. Cuando el pulso es rápido se dice que hay taquicardia, que significa que el corazón bombea más rápido la sangre.

También se llama “Pulso” un periódico de Chile, dedicado al mundo empresarial.