Concepto de hipertiroidismo

El prefijo hiper nos da la pauta de que se trata de una actividad intensa, y la tiroides es una glándula que se encuentra por delante de nuestro cuello y produce hormonas tiroideas, especialmente T3 o triyodotironina y T4 o tiroxina. Estas hormonas son reguladoras del metabolismo y su excesiva producción lo acelera en forma significativa, por lo cual un síntoma característico del hipertiroidismo es la hiperactividad del individuo que la padece pero acompañada de fatiga, insomnio, diarrea, hipertensión arterial, irritabilidad, bajo peso a pesar de tener mucho apetito, taquicardia e intolerancia al calor.

Aunque los síntomas pueden crear la sospecha de padecer de hipertiroidismo, especialmente si al tacto aparece una tiroides agrandada y el pulso es rápido, solo los exámenes de laboratorio pueden confirmar el diagnóstico, pues en sus resultados aparecerá disminuido el nivel de TSH y aumentado el de las hormonas tiroideas. En general también se solicita la realización de un centellograma tiroideo.

La causa más general (muy común en personas jóvenes) es una enfermedad autoinmune conocida como enfermedad de Graves, que hace que el propio organismo genere anticuerpos, que producen la estimulación de la tiroides. Se asocia muchas veces con la oftalmopatía de Graves, donde los ojos aparecen como salidos de las órbitas, porque se inflaman los tejidos y los músculos oculares. Además se acompaña de bocio.

Otras causas de hipertiroidismo son el adenoma tiroideo tóxico (neoplasias producidas por mutación genética, donde las células se dividen en forma descontrolada y producen demasiadas hormonas tiroideas) o por nódulos en la glándula tiroidea (bocio multinodular tóxico) tratándose en este caso de un problema metabólico. También son causas de hipertiroidismo tomar excesivamente hormonas tiroideas, algunos otros medicamentos o aparecer luego del embarazo.

Existen hipertiroidismos congénitos y adquiridos, siendo el sexo femenino el más afectado.

Si el hipertiroidismo no se trata puede ocasionar fragilidad ósea, problemas cardiacos y desembocar en una crisis tirotóxica, que puede llegar a ser mortal.