Concepto de crecimiento

Crecimiento, del latín "crescere" significa aumento de tamaño, aplicado a cualquier concepto. Un río crece cuando su caudal de agua aumenta, la ignorancia crece cuando hay más analfabetos, el índice económico crece cuando hay más ingresos de capital, incrementándose en un período de tiempo el producto bruto interno, etcétera. El crecimiento puede ser negativo o positivo. Ejemplos: "El crecimiento de la tasa de natalidad en los países subdesarrollados contribuye al crecimiento de la pobreza", "El crecimiento de la delincuencia es un grave problema para la seguridade nacional" o "El crecimiento de las tasas de alfabetización dan esperanzas de un cambio social positivo"

Aplicado a los seres vivos, el crecimiento, es el desarrollo de su masa corporal, dado por que aumenta el número de sus células, y su tamaño. En los animales y plantas, el crecimiento es más rápido, mientras que en los seres humanos se extiende desde su concepción hasta la edad adulta, aproximadamente hasta los 18 años. Crecen los organismos vivos en su totalidad, integralmente, pero también sus órganos, y aún ciertas partes nocivas, como los tumores. No solo el crecimiento físico acontece en los seres humanos, sino su crecimiento psíquico e intelectual, tratándose de personas sanas. Una detención del crecimiento en períodos largos de tiempo durante el desarrollo, o un crecimiento por encima de los niveles medios, puede revelar la existencia de una anomalía. Las hormonas son responsables de acelerar o retrasar la división de las células y, por lo tanto, hacer que se crezca más o menos. El crecimiento ocurre en las células, que aumentan en su número y en la incorporación de nuevas estructuras orgánicas. El crecimiento máximo a alcanzar por los seres humanos dependerá fundamentalmente de la herencia y la alimentación. Ejemplos: "Mi crecimiento es lento, pero seguramente luego se acelerará, mis padres son altos, y crecieron luego de los 16 años" o "No cre que mi crecimiento sea mucho, mi familia es de baja estatura".

Las hormonas tienen influencia en el crecimiento humano sobre todo la somatotrofina, llamada también hormona de crecimiento, producida por la hipófisis y que es la encargada del desarrollo óseo y corporal. Su exceso o carencia pueden dar lugar a casos de gigantismo o enanismo, respectivamente. Entre otras hormonas podemos citar:
la adrenalina, vinculada al sistema nervioso y producida por las glándulas suprarrenales, la aldosterona, producida por la misma glándula, el estrógeno, responsable del desarrollo femenino, la corticosterona, producida en la corteza de las suprarrenales y la adenocorticotrópica, producida en la hipófisis.