Concepto de quemadura

La quemadura, es el efecto que produce la acción del fuego, o de algo muy caliente, especialmente si es metálico (calor seco) o puede ser un líquido (calor húmedo), como el agua hervida o el vapor de agua; o pueden ser causadas por un cáustico, como los ácidos, o también por el aceite hirviendo, o la acción de la corriente eléctrica sobre algo. En los tejidos orgánicos provoca, si es de tercer grado, su descomposición, ya que llega a afectar las capas profundas de la piel. Sin embargo las temperaturas muy frías, por ejemplo objetos congelados, o estar en el hielo o la nieve en contacto directo mucho tiempo, también puede ocasionar quemaduras.

En las quemaduras por calor, hasta que llegue la ayuda médica conviene colocar agua a temperatura ambiente sobre la zona, sumergiéndola, o dejando que el agua corra sobre la misma. En otros, las quemaduras son provocadas por incendios o explosiones.

Cuando la zona de la piel afectada es la superficial (epidermis) se denomina quemadura de primer grado, donde la piel se muestra roja e inflamada. Las de segundo grado son las que afectan además, la dermis, que es la segunda capa de la piel, donde además de las manifestaciones anteriores, aparecen las ampollas; mientras la de tercer grado destruye el tejido, apareciendo la zona con aspecto carbonizado. Cuando afecta también músculos y huesos se habla ya de quemaduras de cuarto grado.

Las quemaduras muy graves pueden hasta provocar la muerte del afectado, produciéndose a nivel mundial cerca de 200.000 muertes anuales por quemaduras, especialmente en lugares de pocos recursos económicos, ocasionándose, frecuentemente, dentro de los propios hogares o en el ámbito laboral. Es un problema de salud pública.

También la exposición al Sol por períodos prolongados y a horas del mediodía sin protección en la piel, puede originar quemaduras de diferentes grados de gravedad, o la exposición a luces ultravioletas.

Los niños y los ancianos son el grupo más expuesto, ya que los primeros desconocen el peligro del fuego, y los adultos mayores, pueden sufrir enfermedades mentales, que los hagan ponerse en peligro, como por ejemplo, dejar un fuego encendido, cerca de algo inflamable. Los ebrios o drogadependientes, también pueden se pasibles de provocar incendios, y, por ende, quemaduras, por ejemplo, por dormirse fumando un cigarrillo.

En Botánica se dice que las plantas se queman, provocando su extinción, por los cambios bruscos de temperatura, o por el sol que les llega de modo directo.

Buscar otro concepto