Concepto de terco

El origen etimológico del adjetivo terco es probable que nos remonte al griego “theriakos” en alusión a un animal salvaje.

Alguien terco, persona o animal, se caracterizan por ser obstinado, no reconociendo un error o permaneciendo en una actitud o idea que no cambia a pesar de que esto le resulte perjudicial, o sea evidente que no es lo correcto.

Ejemplos: “No seas terco. Si estás enfermo debes ir al médico”, “El niño es muy terco. Ya lo reprendí varias veces por portarse mal en la escuela, pero sigue haciendo lo mismo”, “En el congreso de ciencias, a pesar de que todos los colegas le probaban que estaba equivocado, el científico seguía asegurando que su descubrimiento podía curar la grave enfermedad”, “Por terco, tomé el camino más largo para llegar a casa, a pesar de que me sugirieron uno más ágil y seguro, y por eso me retrasé mucho” o “El terco perrito insiste en escaparse de su casa, y por eso los dueños deben tener especial cuidado en no dejar la puerta abierta”.

Las personas tercas son dogmáticas y soberbias, creen siempre tener la razón o ser las dueñas de la verdad, y están poco predispuestas al diálogo y a la escucha activa. No se trata de no sostener las ideas o decisiones cuando se cree que son correctas sino a estar abiertos a escuchar sugerencias para cuestionarnos lo que son nuestras verdades, y luego elegir si seguir confianza en ellas o comprender el error en el que estamos. Los tercos se encierran en sus propias convicciones, y no las cambian.

No se debe confundir la terquedad con la tenacidad, virtud que implica persistir en el esfuerzo o en la convicción, pero no estar ciego ante lo que se debe cambiar o mejorar, que es lo que caracteriza al terco, que es inflexible e intolerante. Obviamente, en ocasiones su terquedad será productiva, cuando estén en lo cierto, pero es imposible que jamás se equivoquen, y es ahí donde estarán en problemas con su obstinación.

Con respecto a las cosas son tercas, las que son de extrema dureza, se resisten a cambiar su formato, siendo poco maleables.