Concepto de tifus

La palabra tifus procede etimológicamente del griego “typhos”, en el sentido de “repleto de humo” por el estupor que nubla la mente y la torna confusa.

Tifus es el nombre de una enfermedad, propia de zonas donde las condiciones higiénicas son deficitarias, especialmente durante las guerras, en cárceles donde los internos están hacinados, campos de refugiados, o en zonas donde sufren catástrofes naturales. Ana Frank falleció víctima de tifus, en un campo de concentración durante la Segunda Guerra Mundial.

Esta enfermedad es producida por las siguientes bacterias: Rickettsia typhi, que origina el tifus murino o endémico, a través de pulgas de ratas, y la Rickettsia prowazekii, que provoca el tifus epidémico o exantémico, propio de climas fríos. Si la enfermedad se torna recurrente (se reactiva, al tiempo de haber sufrido la primera infección) se la llama “Enfermedad de Brill Zinsser”. El tifus epidémico, lo transmiten los piojos a través de las heces infectadas, que depositan sobre la piel del individuo que pican, y que, al rascarse, la persona introduce en su organismo.

El tifus una enfermedad de contagio alto, diagnosticada a través de pruebas serológicas, que suele ser grave, especialmente si se trata de tifus epidémico. El mayor riesgo es que de no controlarse la infección se expanda y produzca septicemia. Su período de incubación es de unos 20 días. Sus síntomas son: fiebre muy alta, erupción cutánea, delirios, escalofríos, dolor de cabeza y muscular. Se trata con tetraciclinas. La higiene es fundamental en la prevención. Existen vacunas contra el tifus desde la segunda década del siglo XX. Está prácticamente erradicado en los países desarrollados, pero aún pueden darse casos en África, Asia y América Latina.

No se debe confundir el tifus con la fiebre tifoidea que se transmite por medio del agua y alimentos contaminados, y la provoca la Salmonella typhi.