Concepto de ubre

La palabra ubre procede en su etimología del latín “uberis” en el sentido de teta o mama.

Se denomina ubre al órgano mamario de ciertos animales mamíferos, entre los cuales podemos citar a las vacas, las ovejas y las cabras. Allí se produce la leche, que se acumula y sale al exterior al succionarse los pezones, ya que de lo contrario permanece cerrado gracias a un esfínter (anillo muscular).

Las vacas poseen una única ubre pero cuatro pezones o cuarterones (las cabras y ovejas tienen dos tetillas en su ubre) con sus correspondientes glándulas exocrinas mamarias conformadas por tejido glandular, cuyas células transforman los nutrientes que transporta la sangre y los convierten en leche. A su vez cada glándula tiene sus respectivos ductos, con las cuales puede proveer de leche. Si bien los factores genéticos y ambientales repercuten en la producción leche, la presencia de una ubre de buena conformación es una señal positiva y alentadora de alto rendimiento. El pico de la producción lácteo se produce entre el mes y los meses luego del parto, llegando a unos 20 o 30 litros diarios. La producción de leche se extiende por 10 meses luego del alumbramiento. Las cerdas tienen entre seis y ocho pares de amas que si bien no se usan ara consumo humano es necesaria para el alimento de los lechones.

La mastitis es la enfermedad inflamatoria que afecta las ubres, siendo muy dolorosa y potencialmente mortal, y ocurre cuando los conductos mamarios se obstruyen. La causa es una bacteria que provoca que los pezones y la ubre se endurezcan, por lo cual una correcta y suficiente higiene de las ubres es muy útil para la prevención.