Concepto de foniatría

La palabra foniatría se originó en los siguientes términos de origen griego: “phone” que se traduce al español como sonido, y el sufijo “iatra” que aluda al profesional de la salud.

La Foniatría es la rama de las ciencias Médicas que se ocupa de los problemas que afectan a la voz, en cuanto al uso de las cuerdas vocales, la articulación de las palabras, la fluidez, etcétera, y también lo relacionado con la audición ya que quien no escucha tampoco logrará hablar o no comprenderá el mensaje del que debería ser receptor.

Sin embargo la foniatría no trata de los aspectos anatómicos de las enfermedades de la voz y la audición, competencia que es del otorrinolaringólogo, sino que su objetivo es fundamentalmente de rehabilitación, previo diagnóstico, aunque deben actuar en estrecha colaboración, según la afección de que se trate, incluso con el médico neurólogo en ciertos casos, para la eficacia del tratamiento.

Los problemas pueden consistir en disfonía (alteración de la calidad de la voz) afonía (imposibilidad de hablar) afasia (trastorno del lenguaje con origen en lesiones cerebrales) disartrias (problemas para articular palabras de origen muscular, cerebral o nervioso) etcétera, que afectan la comunicación, u otros problemas relacionados con la cavidad bucal como la deglución atípica (mordida abierta, ruidos al tragar, etcétera, ocasionados por falta de coordinación de los músculos faciales) o disfagia (problemas para tragar)

Recurrir al foniatra (profesional de la salud que ejerce la foniatría) tiene una gran importancia ya que puede evitar muchos problemas relacionados a la comunicación que pueden interferir en la adecuada consolidación de la personalidad y la autoestima, y en todas las relaciones sociales pero especialmente en el ámbito educativo y laboral. Los foniatras identifican el problema, lo evalúan y aplican la terapia del lenguaje más adecuada, en personas de todas las edades.

Ejemplos: “Recurrí al foniatra pues necesitaba hacer un mejor manejo de mis cuerdas vocales, ya que son mi instrumento de trabajo como profesor, y las forzaba mucho”, “Llevé a mi hijo al foniatra pues no pronuncia bien las palabras y en la escuela sufría la burla de sus compañeros y le costaba expresarse fluidamente” o “Mi padre padeció de un tumor cerebral y ahora está en rehabilitación con el foniatra para intentar volver a hablar, ya que perdió esa capacidad”.