Concepto de volátil

La palabra volátil es un adjetivo que procede en su etimología del latín “volatilis”, término que se integra por el verbo “volare” en el sentido de volar, y por el sufijo de posibilidad “il”. De acuerdo a su etimología, entonces, algo volátil es lo que tiene la capacidad de volar, que consiste en elevarse en el aire, y desplazarse por ese medio.

El término se usa en diversos ámbitos:

En Química y Física, una sustancia se considera volátil cuando puede convertirse en vapor, siendo las más adecuadas, aquellas con mayor presión de vapor a una determinada temperatura, como son los casos del éter o la acetona; aplicado en especial a los líquidos, aunque también puede ocurrir en algunos sólidos, como el caso del hielo seco, que por sublimación, pasa de modo directo del estado sólido al gaseoso, obviando el estado líquido.

Los compuestos orgánicos volátiles (cuyas siglas son VOC o COV) contienen carbono, como todos los compuestos orgánicos, pero, además, poseen oxígeno, hidrógeno, bromo, cloro, flúor, nitrógeno o azufre, y tienen la facilitad de transformarse en vapores o gases. Son altamente contaminantes y se liberan principalmente por la quema de combustibles, o por el uso de pinturas y disolventes.

n Informática, se considera volátil, aquella información que se pierde con facilidad, como la almacenada en la memoria RAM, mientras que es no volátil la contenida en la memoria ROM.

En Economía, se aplica el adjetivo volátil en sentido figurado, a aquellas economías o elementos de ellas, que no son estables, sino que la solidez resulta ser pasajera, diluyéndose en el aire las expectativas que había generado. Ejemplos: “No se puede confiar en la economía de mi país, al ser muy volátil la crisis puede aparecer en cualquier momento” o “Mi sueldo es muy volátil, a principio de este año me alcanzaba, pero con los aumentos de precios, ya no llego ni a mitad de mes”.

Las paersnas volátiles, son aquellas que presentan un trastorno histriónico de su personalidad, por eso no son sólidas en sus pensamientos o acciones, sino que ellos parecen diluirse o esfumarse en el aire. Son simpáticos, demostrativos y conversadores, pero sus opiniones suelen cambiar constantemente, quieren ser el centro de atención y hacer muchos amigos, pero no resultan confiables, por lo cambiante de sus estados emocionales.

Las relaciones sociales volátiles, son aquellas que no poseen estabilidad, como las parejas que se unen circunstancialmente y no por amor, y que acaban con el primer desencuentro; las amistades interesadas, que terminan cuando ya no se puede sacar provecho; los trabajos volátiles que son ocasionales, por ejemplo, la suplencia a un empleado enfermo; etcétera.