Concepto de abocado

La palabra abocado hace alusión al efecto de la acción de abocar, verbo que procede en su etimología del latín, integrado por el prefijo “ad” = “hacia” y el sustantivo “bucca” que se traduce como boca. Abocar es la acción de verter el líquido de un cántaro a otro, inclinando para ello la boca del primero sobre la del segundo.

Se usa en varios sentidos:

1. Para designar el hecho del arribo de un barco a un puerto, en referencia al resultado de conducir algo o a alguien hacia un lugar, destino o situación.

2. Para decir que varias personas se han reunido para tratar con intensidad algún problema o asunto: “Los consejeros se abocaron a resolver en conjunto la grave crisis de la institución”.

3. En la mayoría de los países de Latinoamérica, cundo se habla de que alguien está abocado a realizar cierta actividad se desea expresar la idea que lo está haciendo con mucho entusiasmo e intensidad: “Mi hijo está abocado a ganar la competencia, todo el día está entrenando y casi no sale con sus amigos” o “No te aboques tanto a tu trabajo pues terminarás dejando de lado la familia”.

4. Se aplica a vinos blancos que contienen azúcares residuales naturales, lo que los torna dulces, pero no al extremo, y por lo tanto son agradables a casi todos los paladares. El total de azúcares que posee un vino considerado abocado es de entre 5 y 15 gr/l. Se logra al no completarse el proceso de fermentación de la totalidad de los azúcares que tenía el mosto.

Por otro lado conviene diferenciar y no confundir abocar con avocar, que es un verbo usado principalmente en el ámbito del Derecho cuando una autoridad superior o un Tribunal de Apelación atrae hacia su órbita, y para decidir, un asunto que estaba en manos de un órgano jerárquicamente inferior.