Concepto de aleluya

La palabra aleluya, en latín “halaluiah”, procede de hallĕlū-Yăh, expresión hebrea que se usa en señal de alabanza a Dios, pues, literalmente se traduce como “Alabad a Yah” (en referencia a Yahveh o Jehovah, el Creador, en su forma abreviada). Es de uso litúrgico; está presente en la Biblia, y sirve para expresar una emoción jubilosa, al glorificar a Dios, imbuidos los feligreses de fe, para comprometerse los fieles con el plan divino y agradecerle por la vida y los dones recibidos.

El término aleluya, puede encontrarse en decenas de salmos del Antiguo Testamento, y fue utilizado, primero, por el pueblo hebreo en su liturgia, pasando luego al cristianismo, que lo incluyó, inicialmente en las pascuas, especialmente para celebrar el Domingo de Resurrección. Luego se generalizó. Es parte del rito cotidiano de la iglesia oriental, y en la iglesia occidental, de la misa dominical, salvo en la Cuaresma, en las misas de difuntos o en las feriales de Adviento. Se canta entre los versículos de los salmos u oraciones.

El compositor alemán Georg Friedrich Händel (1685-1759) compuso su pieza coral en lengua inglesa, “El Mesías”, en 1741. Se trata de un oratorio, que consta de las siguientes partes: la primera, contiene profecías, entre ellas las de de Isaías, y luego la anunciación a los pastores, La segunda parte, se refiere a la Pasión, y, en su conclusión, se incluye el coro «Aleluya». En la tercera parte se dedica a la resurrección de los muertos y a la gloria de Cristo.

El aleluya es incluido por muchas canciones de la música popular. El cantautor canadiense, Leonard Cohen (1934-2016) incluyó la canción “Hallelujah” en su álbum “Various Positions” de 1984, que tuvo varias versiones, como la del músico galés, John Cale, de 1991, y la del estadunidense, Jeff Buckley, en 1994.

San Agustín (354-430) conocido como el “Doctor de la Gracia”, consideraba al Aleluya, como la expresión dedicada a la gloria de Dios, que dirigirán los cristianos en el paraíso.

En el ámbito de la historieta, de temática religiosa, y como modo antiguo, las aleluyas se originaron el Francia, y tuvieron difusión entre los siglos XVI y XVIII.

En Botánica, se conoce como aleluya, a una hierba perenne de tallo rastrero, de flores blancas, cuyo nombre científico es Oxalis acetosella. Es originaria de los bosques atlánticos y tiene propiedades medicinales, depurativas y diuréticas, tomando una infusión preparada con sus hojas y raíces frescas. También es fuente alimenticia, pues sus hojas tienen un sabor ácido, que pueden sustituir al limón, conteniendo vitamina C.