Concepto de gradual

La palabra gradual se originó en el latín “gradualis” vocablo integrado por “gradus” en el sentido de grados, niveles o escalones, y el sufijo de relatividad, “alis”. Gradual es lo que se relaciona con los grados o niveles.

Gradual es un adjetivo que califica a todo aquello que se hace de modo progresivo, yendo paso a paso o escalón por escalón, y no súbita, abrupta e intempestivamente. Se aplica, por ejemplo, a los cambios, que son graduales cuando no son revolucionarios, sino que se van produciendo de modo paulatino, casi imperceptiblemente, por ejemplo: “No pretendas que cambie mi manera de pensar de un día para otro, crecí en una sociedad tradicional y mis pensamientos se irán adecuando a los nuevos tiempos, gradualmente” o “La crisis económica se está revirtiendo gradualmente, de a poco se va viendo que la gente recupera su poder adquisitivo”.

Muchas veces, cuando se quiere quitar un beneficio o imponer una tributación, se lo hace de modo gradual, para que la gente se vaya acostumbrando, de a poco, a la pérdida de sus beneficios: “Iremos gradualmente quitando las subvenciones al transporte para que no se encarezca el servicio tan repentinamente” o “Aumentar los impuestos de modo gradual, conjuntamente con los salarios, reduciría el impacto negativo en los ingresos de los trabajadores”
En Derecho, las penalidades tienen graduaciones, de acuerdo a la gravedad del delito cometido: “Los castigos impuestos por el Código Penal son graduales, no es lo mismo robar que matar, y por eso en este último caso, la condena aumenta”.

En el ámbito de la música, en las notaciones musicales, se coloca un signo que semeja una V pero rotada con su abertura hacia la derecha (crescendo) por debajo de las notas, que indica que la intensidad del sonido debe ir aumentando de modo gradual (ver imagen).

En el catolicismo, gradual es un canto de la misa, muy común en los cantos gregorianos, donde se lee o canta entre la Epístola y la Aleluya, siendo generalmente de un solo verso a modo de respuesta. Durante el Renacimiento, donde los graduales florecieron en Hungría, se permitió que se hiciera una repetición de la respuesta. También se usa para designar al “Graduale Romanum”, que contiene todos los temas cantados en la misa.