Concepto de apabullar

La palabra apabullar, es un verbo regular, pronominal, de primera conjugación, cuya etimología resulta incierta. Tal vez tenga la influencia del verbo apalear (pegar con palos) ya que su significado es intimidar a alguien, para acobardarlo, quitarle fuerza resolutiva, confundirlo, amedrentarlo o someterlo, para que no se exprese o actúe, o que lo haga de modo tímido o asustado.

El sujeto activo de la acción es siempre alguien que posee más fuerza, física o psicológica, que quien sufre el acto de coerción, el que se siente cohibido, y pierde poder, y, muchas veces, su autoestima. En ciertas ocasiones, el hecho de quedar en una situación de falta, escasa o dudosa reacción, puede provocarle, socialmente, al apabullado, una pérdida de credibilidad o prestigio, especialmente si la acción ha sido realizada en público. Tanto quien apabulla como quien resulta apabullado, puede ser un individuo o un grupo. Alguien puede apabullar a otro, de modo intencional, o no.

Ejemplos de uso: “La aplastante victoria del equipo local, apabulló a los rivales, que se retiraron del campo de juego, con la cabeza gacha, y la moral resentida”, “El científico fue cuestionado por un colega sobre los resultados de su investigación; pero su respuesta fue tan contundente, precisa y documentada, que el crítico se retiró apabullado, sin decir ni una palabra más”, “Ya no quiero escuchar más a mi tía, me apabulla con su charla, donde realza los logros de mis primos, y minimiza los míos”, “Mi padre no se da cuenta, pero me da tantos consejos, que me confunde y apabulla”, “El jefe trata tan mal a sus subordinados, que trabajan apabullados, desmotivados y tristes” o “La profesora nos apabulló con tanta tarea que nos dio y sus comentarios amenazantes, sobre que reprobaríamos, si no la terminábamos a tiempo”.

También alguien puede sentirse apabullado, por fuerzas naturales que lo debilitan o asustan, como la pérdida de seres queridos o una enfermedad grave, por ejemplo: “Estoy muy triste tras esta racha de muertes en mi familia. Primero fue mi padre, luego mi tío, y ahora mi hermano; me siento apabullado y me cuesta retomar con mi vida habitual” o “Sufrí una enfermedad muy seria, y luego de tanto tiempo internado, estoy apabullado y me resulta difícil salir a la calle, ya que me siento débil y temeroso”.

Buscar otro concepto