Concepto de exonerar

Exonerar es un verbo de primera conjugación que se originó etimológicamente en el latín “exonerare”. Este término se compone del prefijo de exclusión “ex” y de la raíz del vocablo “oneris” en el sentido de “carga”, “peso” u “obligación”. Literalmente entonces, exonerar es quitar un peso, por ejemplo: “Me exoneraron de la responsabilidad de cuidar a mi hermano pequeño, ahora mis abuelos se harán cargo de él en ausencia de mis padres”, “Por ser un buen contribuyente, me exoneraron de abonar la última cuota anual del impuesto inmobiliario” o “Me han exonerado de rendir el examen ya que mis calificaciones anteriores eran muy buenas”.

En Derecho Civil, se habla de exoneración de la responsabilidad, cuando alguien no debe hacerse cargo de las consecuencias dañosas que provocó, lo que por ejemplo ocurre, si la víctima del daño patrimonial lo ha consentido, si fue provocado por un estado de necesidad o en usa de defensa legítima.

Se usa también para expresar que alguien ha sido privado de un trabajo o empleo, por alguna causa que comprometa su dignidad y honor: “Exoneraron al Ministro de Justicia por expresiones injuriosas vertidas en su discurso” o “A Juan lo exoneraron de su puesto de trabajo por revelar secretos de la empresa en la que se desempeñaba”. En estos casos, a diferencia de los citados en el primer párrafo, quien es exonerado, si bien se libera de sus obligaciones, no es positivo, pues ha perdido su fuente de ingresos, y quizá, un lugar donde se desempeñaba en forma cómoda y satisfactoria. La exoneración acarrea una mancha en el legajo del exonerado y puede dificultarle conseguir puestos en el futuro. Sin embargo, en ocasiones, que a alguien lo exoneren de su puesto de trabajo puede ser visto como una oportunidad: “Hace un año me exoneraron de mi empleo. Al principio me angustié, pero luego tuve la suerte de encontrar otro trabajo donde me siento muchos más feliz, y mi antecedente desafortunado ha quedado en el olvido”.