?>

Concepto de aula

La palabra aula procede de igual término latino, a su vez derivado del griego αὐλή que puede leerse como “aulé”. Las aulas en la antigua Roma, eran patios cerrados destinados a celebraciones, en especial los palaciegos. Recién más tarde pasa a llamarse aula, el recinto destinado a dar clases en escuelas y universidades, las que proliferaron a medida que la educación se convertía en masiva, a partir del siglo XIX.

En general los edificios destinados a enseñanza cuentan de varios salones denominados aulas, en cada una de las cuales se agrupan los educandos de acuerdo a edad y/o modalidad y/o nivel, pudiendo si son muy numerosos los alumnos que comparten iguales condiciones, dividirse a su vez en diversas aulas: “Mi hijo concurre a cuarto grado al igual que su primo José, pero él va a cuarto A y José a cuarto B, así que no comparten el mismo aula”.

Las aulas de clase en el sistema formal de enseñanza, están equipadas con ciertos elementos básicos, como asientos, escritorios, armarios y pizarrón. Algunas cuentan con pantallas que permiten realizar proyecciones. Para que favorezca el proceso de enseñanza-aprendizaje, debe contar con la iluminación suficiente y elementos de regulación de temperatura ambiental.

En la educación tradicional los pupitres y asientos eran fijos, mientras que modernamente se prefiere que puedan moverse para permitir así una mayor interacción grupal.

Existen también aulas acondicionadas especialmente para actividades específicas como el aula de laboratorio o el aula de música. El aula más importante destinada a actos y conferencias suele llamarse Aula Magna.

El orden y la disciplina son necesarios par poder desarrollar la clase en un clima adecuado, para lo cual se cuenta con disposiciones normativas, que regulan las conductas de los participantes, las que contenidas en el reglamento de convivencia áulico.

En la actualidad y merced al desarrollo tecnológico, han surgidos las aulas virtuales, a las que puede accederse vía Internet, donde los estudiantes previo a su inscripción pueden acceder a los contenidos del curso correspondiente, valiéndose de un ordenador. La mayoría cuentan con sistemas de tutorías y la posibilidad de que cada uno avance al ritmo que le sea cómodo o posible, sin tener un horario pautado ni necesidad de trasladarse.