Concepto de vocero

La palabra vocero es un neologismo integrado por los siguientes términos latinos: “vox” que se traduce como voz y el sufijo de profesión “ero”.

Un vocero es la persona que expresa públicamente las opiniones o ideas de otro u otros, o da información de terceros, en especial si se trata de personas jurídicas. En general el vocero tiene alguna vinculación con quienes representa, o es parte de un conjunto de miembros de alguna institución y asume el rol de hablar en nombre de todos ante la comunidad, usando para ello a los medios de comunicación masivos.

El vocero puede ser circunstancial, por ejemplo: “Habló un primo con la prensa, como vocero de la familia de la víctima, pues sus padres y hermanos estaban devastados, luego del crimen atroz del adolescente” o “Juan actuó como vocero de los vecinos para explicar al intendente los problemas del barrio, pues es el que tiene mayor facilidad de palabras y conoce del tema”.

Además de estos voceros ocasionales, existen otros que lo son de modo profesional. Las personas jurídicas, al ser entes de tipo ideal necesitan de alguien que exprese por ellas su voz, y este es su vocero. En un Estado, el Poder Ejecutivo posee un vocero denominado presidencial que informa sobre ciertos temas políticos cuando el Jefe de Estado por alguna razón no puede hacerlo: “El vocero presidencial anunció que el estado de salud del presidente presentó una leve mejoría luego de la intervención quirúrgica a la que debió ser sometido”. Las grandes empresas, las asociaciones profesionales, las universidades, son entre otras entidades que suelen contar con voceros: “El vocero de la empresa es el que se encargó de justificar ante la prensa los despidos masivos, alegando graves problemas financieros”.

Para ser vocero, sobre todo de tipo profesional, se deben reunir ciertas condiciones básicas: Hablar con propiedad, modular correctamente las palabras, vencer la timidez, evitar titubeos, estar muy bien informado del tema que se comunica, y en general, dominar el arte de la oratoria. Aunque muchos voceros son egresados de las facultades de comunicación social, esto no es un requisito.