Concepto de boicot

La palabra boicot procede del término inglés “boycott”, tratándose de un topónimo, ya que fue tomado del apellido de Charles Cunningham Boycott (1832-1897) un inglés que fue contratado en Irlanda, como administrador de tierras, por el conde de Erne, en el año 1880.

Las tierras estaban situadas en la costa oeste irlandesa, en la isla Achill, en el Condado de Mayo. Su cargo de poder, lo ejerció de modo despótico, haciendo que los granjeros sufrieran todo tipo de privaciones y tratos injustos. Como represalia, los campesinos que arrendaban tierras se negaron a pagar sus rentas y los peones a trabajar en sus campos, además de resistirse a venderle provisiones.

En 1879 se creó la Liga Agraria Irlandesa que defendió la postura del campesinado, de no realizar con Boycott, ninguna transacción comercial, lo que lo obligó a irse de nuevo a Inglaterra.

Es una palabra de uso preferentemente económico, ya que se trata de la negativa de las personas (físicas o jurídicas, privadas o públicas) a relacionarse comercialmente con un comerciante individual, una empresa o un Estado, método empleado como represalia y modo de presión para conseguir objetivos.

El boicot puede responder a reclamos éticos, como obtención de derechos o realizarse como modo de castigo, por haber violado ciertas reglas impuestas por la costumbre o la moral, según la mirada de los que realizan el boicot.

El líder pacifista indio, Mahatma Gandhi, en 1915, en el marco de su lucha independentista pacífica y de desobediencia civil, boicoteó la entrada a su país de productos británicos y también boicoteó el monopolio que los ingleses ejercían sobre la sal, recogiéndola ellos, los que les valió el arresto, pero finalmente, se les reconoció el derecho a recolectar la sal, mostrando la efectividad del boicot.

La población afroamericana en Estados Unidos, en pleno siglo XX, todavía debía ceder asiento a un blanco que subiera al autobús, hasta que, a fines de 1955, Rosa Parks, una valiente mujer negra, se negó a cumplir esta norma y fue arrestada. Pero la lucha por los derechos civiles de la población negra, ya había comenzado, y el pastor, Martin Luther King, encabezó un boicot conocido como el Boicot de Autobuses de Montgomery, que se gestó por parte de una veintena de personas que se reunieron en la iglesia de Monte Zion, decidiendo no usar el autobús y movilizándose en autos compartidos y taxis manejados por negros, que cobraban tarifas exiguas. En 1956, la Corte Suprema declaró inconstitucional la segregación racial en los autobuses.

Como modo de protesta a la invasión a Afganistán por parte de la URSS, Estados Unidos no asistió a los Juegos Olímpicos de 1980.