Concepto de camarada

La palabra camarada, se derivó del latín cámara, denominación dada a una estancia o bóveda, sirviendo en sus inicios para nombrar al grupo de militares de diversos rangos (alrededor de una decena) que se albergaban en una cámara o recinto, donde compartían comida y descanso. Camarada es un compañero, un igual en pensamiento, a pesar de diferencias jerárquicas, lo que crea un lazo de unión, solidaridad y cooperación para alcanzar ideales y metas comunes. La relación entre estos integrantes del grupo se conoce como camaradería.

Ejemplos de uso: “Conozco a Juan desde que éramos niños, cuando fuimos camaradas de juegos y picardías”, “Con mis camaradas del equipo de fútbol, planeamos hacer un viaje juntos”, “Se reunieron todos los camaradas médicos, luego el congreso, para celebrar el encuentro” o “Recién lo conozco, y aunque parecemos compartir algunas ideas, aún no puedo llamarlo camarada, pues necesito saber si sus valores esenciales coinciden con los míos”.

Si bien el término se originó en el ámbito militar, su uso más frecuente fue en el plano ideológico, ya sea para denominar a aquellos que comparten la misma afiliación política o la militancia sindical.

En la Revolución Rusa la denominación de camarada fue muy frecuente entre los bolcheviques, habiendo usado el término ruso, “tovarish”, para nombrar a todos quienes compartían sus ideas socialistas, sin distinción de jerarquías.

Camarada pasó a ser el nombre que identificaba a los que integraban partidos comunistas en cualquier lugar del mundo, como el caso de El Kuomintang, Partido Nacionalista chino y el Partido Comunista de China, o entre los partidarios de la Revolución Cubana y entre los que integran el partido Comunista de Venezuela. En Argentina, los partidarios del peronismo suelen llamarse camaradas o compañeros, al igual que los que integran el Partido Comunista de Chile.

“El camarada Don Camilo” es una película de comedia italiana de 1965 dirigida por Luigi Comencini, inspirada en los relatos de Giovanni Guareschi, titulados "Don Camillo e Peppone", donde, Don Camilo es un párroco anticomunista y Peppone un alcalde comunista, pero el primero aceptará hacerse pasar por camarada, con tal de cumplir su misión evangelizadora.

En las fuerzas armadas alemanas existe una marcha fúnebre, llamada "Der gute Kamerad" cuya traducción al español es "El buen camarada", escrita en 1809 por Ludwig Uhland en 1809, con música adaptada en 1825, por Friedrich Silcher, donde se alude a un compañero de armas, que cae herido de muerte, luchando por su patria.