Concepto de carioca

La palabra carioca, se derivó del tupí guaraní. En esa lengua, la palabra era “kari-oca”, integrada por “kari” que hacía referencia a los extranjeros y “oca” en el sentido de “casa”. Los aborígenes brasileños, llamaban de esa manera, a los hombres blancos que en la época de la colonización portuguesa, arribaban a Río de Janeiro, y, así, el nombre de carioca, pasó a ser el gentilicio de los oriundos de ese lugar de Brasil, ubicado al sureste, originariamente denominado, São Sebastião do Rio de Janeiro, que hoy cuenta con unos 6.500.000 de habitantes, siendo la ciudad más poblada del país luego de San Pablo. Es un gran centro turístico, económico y financiero, y hasta 1960, fue la capital del país. En dicho año, fue reemplazada por Brasilia, como capital.

Los cariocas son los nacidos en la ciudad de Río de Janeiro, mientras que los que pertenecen al estado de Río de Janeiro, incluyendo a los de la ciudad de ese nombre, que es la capital del estado, son fluminenses. Son, entonces, fluminenses y cariocas los que son originarios de la ciudad de Río de Janeiro, pero solo fluminenses los que pertenecen por ejemplo, a San Gonzalo, Niterói, Vuelta Redonda, Campos, Petrópolis, Angra de los Reyes, Bucios, Nueva Friburgo, Teresópolis, Cabo Frío, Vassouras, Macaé, Río de las Ostras, Arraial do Cabo, Araruama, etcétera. Erróneamente se les dice cariocas, en otros países, a cualquier brasileño.

Más de la mitad de los cariocas, pertenecen a la raza blanca (51,2 %), el 11,4 % son de raza negra, el 36,5 % son mestizos o pardos, y menos del 2 5 son indígenas o asiáticos.

Los cariocas gozan de un clima tropical atlántico, con inviernos tibios y veranos calurosos. Habitan en ciento sesenta barrios, siendo entre los más conocidos, Copacabana, Flamengo e Ipanema, en la parte sur. En la zona norte, podemos apreciar los estadios de fútbol, como el Maracaná.

El carnaval de Río de Janeiro, o carnaval carioca, tiene una duración de cuatro días, llenos de música, alegría y color, donde compiten las escuelas de Samba, que desfilan en el Sambódromo.

Como juego de naipes, el carioca, usado en América Latina, y que se juega con dos mazos ingleses, en general necesita de cuatro jugadores, aunque a veces puede haber solo dos o tres, recibiendo cada uno, doce cartas, con las que deben hacer juegos, reuniendo la menor cantidad de puntos posibles, por lo cual deben deshacerse del mayor número de naipes posible. Cuando un jugador ya no tiene cartas, los demás suman los puntos de las cartas que conservan.

Buscar otro concepto