Concepto de carlista

A la muerte del rey español Fernando VII, hecho acaecido el 29 de septiembre de 1833, hubo problemas en cuanto a su sucesión. Fernando VII tenía dos hijas, muy pequeñas, siendo la mayor, Isabel, de tres años. El otro pretendiente al trono, era el hermano de Fernando VII, Carlos María Isidro. Este último basaba su derecho en la Ley de Sucesión Fundamental, que les negaba el derecho a acceder al trono a las mujeres si hubiera parientes varones cercanos al monarca fallecido: hijos, hermanos o sobrinos.

Sin embargo, esta ley había sido derogada por Fernando VII en el año 1830, una Pragmática que ya había querido imponer el abuelo de Isabel, Carlos IV, que permitía el acceso al trono a las hijas mujeres, si no hubiera descendientes varones; por lo que su hija mayor, Isabel reclamaba su derecho al trono, aunque la vigencia de dicha norma era cuestionada, pues el propio Fernando había primero nombrado heredera a Isabel, con la regencia de su madre y luego a su hermano.

Los partidarios de que asumiera Carlos María Isidro, los carlistas, de ideas absolutistas, partidarios del Antiguo Régimen, cercanos a la iglesia, trataban de imponer una tradición católico-monárquica, siendo defensores de los privilegios de la nobleza, mientras que los isabelinos, liberales, defensores de la hija del rey, pretendían instaurar una monarquía constitucional, con mayor reconocimiento de derechos individuales, especialmente para la burguesía, separando la iglesia del Estado.

Casi toda España, aceptó como reina a Isabel II, que, por su edad, gobernó bajo la regencia de su madre, María Cristina, pero en algunos lugares como el Maestrazgo, Navarra, Cataluña y el país Vasco, se iniciaron levantamientos en apoyo de don Carlos, dando inicio a la primera guerra carlista, que duró desde 1833 a 1840. El líder carlista de los vasco-navarros, el general Tomás Zumalacárregui, falleció durante el sitio de Bilbao en junio de 1835. En el sur aragonés, Cataluña y en el Maestrazgo, bajo el liderazgo de Ramón cabrera, se obtuvieron algunas victorias y Ramón Cabrera, estableció su cuartel general en Morella, pero luego, derrotado, se refugió en Francia. En 1839, se firmó la paz, y se reconoció a Isabel II como reina, finalizando la primera guerra carlista. Carlos V renunció a la Corona en 1845.

Entre 1846 y 1849, tuvo lugar la segunda guerra carlista, que reconoció como escenario principal a Cataluña, donde habían quedado resabios carlistas, desencadenado el conflicto, por el intento frustrado de establecer una alianza matrimonial entre el hijo de Carlos V, Carlos Luis de Borbón y la reina Isabel II.

El pretendiente al trono, denominado por sus partidarios Carlos V, murió en 1855, en su exilio en Trieste.
En 1868, instaurada la democracia, resurgió el carlismo, integrado por los partidarios la monarquía, incluyendo a isabelinos, estallando la tercera guerra carlista entre el 21 de abril de 1872 y el 28 de febrero de 1876. Esta vez el pretendiente al trono español por el carlismo, fue Carlos de Borbón y Austria-Este, sobrino de Carlos Luis de Borbón, quien había sido proclamado como Carlos VI, por su abuela, la princesa de Beira. Tras su derrota, se exilió en Francia y luego en Inglaterra. Falleció en Varese el 18 de julio de 1909.

Buscar otro concepto