Concepto de cátedra

La palabra cátedra procede del griego καθέδρα, de donde fue tomada por el latín como “cathedra”. Designaba un asiento con brazos, o sea, un sillón. Los obispos, se sentaban en las cátedras, en sus respectivas catedrales, para realizar los oficios litúrgicos. Se ubicaba en general en el centro, rodeado por los sacerdotes asistentes, cuyos asientos se colocaban en un plano inferior. Además, también se denominaron cátedras, los púlpitos, las sillas del coro y los confesionarios.

El 22 de febrero de cada año se celebra la Fiesta de la Cátedra de San Pedro, desde el siglo IV, en alusión al banco de madera en que se sentó San Pedro, primer obispo de Roma, y representa la autoridad del Papa sobre el mundo cristiano, como sucesor de San Pedro.

La cátedra, que permanece iluminada con velas durante esa festividad, es un trono de madera, que Carlos el Calvo le obsequió al Papa Juan VIII. En ella se lo coronó emperador en el año 875. Ese sillón se siguió usando por los sucesivos Papas, para sus actos litúrgicos, y en 1666 se la ubicó en el Altar de la Cátedra de Bernini, dentro de un trono de bronce, que descansa sobre cuatro estatuas de San Agustín, San Ambrosio, San Atanasio y San Juan Crisóstomo, del mismo material.

También se les dice cátedras a los asientos elevados, donde se coloca el maestro para impartir enseñanza a los alumnos, lo que era habitual en la enseñanza tradicional.

Durante el Renacimiento, las cátedras menos prestigiosas se denominaban cátedras vísperas, y las más reconocidas, cátedras primas, teniendo estas últimas los mejores horarios y los docentes los salarios más elevados.

En la actualidad, desterrada esa diferenciación entre el maestro que enseña y posee el saber y el alumno que escucha desde una posición inferior, para concebir a la educación como un proceso donde el profesor guía al alumno que posee una participación activa, ya no hay cátedras en este sentido, y la mayoría de los centros de enseñanza ha puesto en un mismo nivel los asientos de educadores y educandos; pero se sigue usando el término para nombrar el aula, donde esas lecciones son dadas, y la asignatura en sí, además de decir que alguien “da cátedra” cuando sus enseñanzas son muy útiles, profundas e innovadoras, por ejemplo: “Es un gusto escuchar al profesor, dando cátedra sobre los adelantos científicos”, “Estoy en la cátedra de Anatomía, cursando el primer año de Medicina” “Me anoté en la cátedra de un profesor que me recomendaron por ser muy práctico en su modo de enseñar”.

Buscar otro concepto