Concepto de católico

El origen del vocablo católico lo hallamos en el griego “katholikós, de donde pasó al latín como “catholicus”, término que se usaba para designar una totalidad o universalidad. En el siglo I de nuestra era, el militar y naturalista latino, Plinio el Viejo, en su “Historia Natural” emplea el término para hacer alusión al conjunto de estrellas errantes: “catholica siderum errantium”.

Adoptó ese nombre la religión de los seguidores de Cristo o cristianos, siendo la primera referencia de uso, la “Carta a los esmirniotas” escrita en el año 110 por Ignacio de Antioquía, donde se habla de la iglesia católica. Quienes viven en comunión con la iglesia católica practican el catolicismo. El cristianismo fue objeto de persecución por parte de los romanos desde su origen, y fue recién con la conversión del emperador Constantino y la oficialización de esta religión en el siglo IV para el imperio romano con el objetivo de unificarlo por parte del emperador Teodosio, que el cristianismo se consolidó en el mundo, y el catolicismo como iglesia universal. Su dogma principal es la resurrección de Cristo.

Con la ayuda de los emperadores romanos el Papa fue alcanzando el poder religioso, como padre de la iglesia de Roma u obispo de Roma, sucesor del apóstol Pedro.

En el siglo XI se produjo el llamado Cisma de Oriente y Occidente, donde se separaron por rivalidades políticas y religiosas, el Papa de Roma y las autoridades eclesiásticas de la iglesia ortodoxa. Actualmente existen varias diferencias entre ambas, como que la iglesia ortodoxa tiene una gran identidad nacional, el celibato solo se le impone al alto clero o que en la Santísima Trinidad hay un solo Dios. Las decisiones son tomadas por el patriarcado y un cuerpo colegiado y entre los católicos la autoridad indiscutida es el Papa.

Otro cisma se produjo en los siglos XIV y XV conocido como el Gran Cisma de Occidente por disputas en la autoridad del Papado. Luego la influencia del Humanismo y la Reforma Protestante impactarían aún más en la división del mundo cristiano, que pasó a estar integrado por cristianos que comprenden a todos los seguidores de Cristo; pero dentro de los cuales los católicos, si bien son mayoría, son solo una parte de ellos, el resto se compone de evangélicos, mormones, testigos de Jehová, anglicanos, etcétera.

Entre las características distintivas de los católicos están: aceptar la jerarquía eclesiástica con el Papa como su cabeza espiritual. Se adoran las imágenes como símbolos sagrados. Celebran siete sacramentos. Se acepta el libre albedrío y el premio o castigo por las acciones tras la muerte; la confesión de los pecados. La interpretación de la Biblia no es libre, sino de acuerdo a la iglesia.