Concepto de discordia

La palabra discordia, procede de igual término latino, integrado, por el prefijo de separación u oposición “dis”, por el sustantivo “cord” de donde procede nuestro sustantivo masculino, “corazón”; a lo que se le agrega el sufijo cualitativo “ia”. Tomando el sentido de corazón, metafóricamente, y aludiendo a los sentimientos, hay discordia cuando dos o más personas, en forma individual o grupal se oponen en sus ideas, pensamientos y emociones, no llegando a un acuerdo.

En la mitología griega, la diosa Eris, o diosa de la discordia, en la boda entre Peleo, nieto de Zeus y padre de Aquiles y la ninfa Tetis, a la cual no había sido invitada, dejó caer, en plena fiesta, una manzana dorada, con la inscripción de que le pertenecía “a la más bella entre todas”. Tres diosas se sintieron identificadas con esa cualidad, y disputaron la propiedad de la manzana: Hera, Afrodita y Atenea. Como la discordia no se resolvía, Zeus le asignó a Paris, la decisión. Éste, evaluando los regalos que cada diosa le ofrecía, se decidió por Afrodita, quien le prometió el amor de Helena, lo que condujo a la Guerra de Troya. De allí, que cuando se alude a la causa de un conflicto, se lo mencione como “la manzana de la discordia”.

Hay muchos sinónimos para la palabra discordia. Solo por mencionar algunos, citaremos: desavenencia, desacuerdo, desarmonía, disconformidad y disenso.

La discordia es algo muy natural y prácticamente imposible de erradicar, ya que cada ser humano tiene su propia manera de sentir y de actuar, lo que le otorga una identidad, lo que resulta sumamente positivo, pero, a veces, puede ocasionar controversias con otras personas que tienen otra opinión o actitud, y no resolverse adecuadamente. En ocasiones, las discordias personales, o que sucedan entre grupos antagónicos, pueden ser resueltas de modo pacífico, pero también, lamentablemente, de modo violento. Cuando alguien se ocupa con dichos o hechos, de crear conflictos, se dice que sembró discordia.

Ejemplos: “Hubo discordia entre los legisladores, pues no todos estaban de acuerdo con sancionar la ley sobre la baja de la edad de imputabilidad, y la discusión fue acalorada”, “El vecino sembró discordia en el barrio al denunciar a un grupo como inadaptados, y hubo algunos que coincidieron con su opinión, mientras otros defendieron a los acusados”, “Hubo discordia entre los Jefes de Estado, sobre cómo encarar sus relaciones comerciales, y rompieron el acuerdo que tenían hasta entonces”, “La discordia se generó por celos, y uno de los involucrados terminó muerto” o “Por el amor de una mujer, los amigos de toda la vida tuvieron una terrible discordia que terminó con su relación”.